Última hora
This content is not available in your region

La muerte de George Floyd fue por falta de oxígeno no por consumo de drogas, afirma un médico

euronews_icons_loading
El neumólogo Martin Tobin testifica en el juicio del exagente de policía de Minneapolis Derek Chauvin, el 8 de abril de 2021.
El neumólogo Martin Tobin testifica en el juicio del exagente de policía de Minneapolis Derek Chauvin, el 8 de abril de 2021.   -   Derechos de autor  Court TV vía AP (Pool)
Tamaño de texto Aa Aa

Testimonios esclarecedores en el juicio contra Dereck Chauvin, el expolicía acusado de la muerte de George Floyd. En el estrado, el médico Martin Tobin afirmó que Floyd murió a causa de los bajos niveles de oxígeno en la sangre después de que el exagente presionara la rodilla contra su cuello durante varios minutos.

El médico destacó que Chauvin puso aproximadamente 41 kilos sobre el cuello de Floyd, lo que representa la mitad del peso de su cuerpo más el de su ropa y el equipamiento de policía que cargaba.

"El señor Floyd murió por un bajo nivel de oxígeno y esto causó el daño cerebral que hemos visto y también causó una arritmia que hizo que su corazón se detuviera", declaró.

Tobin, que es un especialista del pulmón y en cuidados intensivos, se apoyó en gráficos e imágenes del video de arresto de Floyd,

Detalló que la forma en la que fue inmovilizado Floyd creó una especie de torniquete que afectó su respiración.

Por su parte, La defensa del expolicía está intentado vincular la muerte de Floyd al hecho de que consumiera drogas y a sus problemas de salud.

Un caso policial que estremeció a Estados Unidos

El juicio contra el expolicía comenzó a finales de marzo. Durante los primeros días las sesiones del proceso se centraron en los últimos momentos de vida de Floyd el pasado 25 de mayo, mientras que esta semana han testificado expertos y peritos policiales.

Floyd perdió la vida cuando cuatro agentes intentaron detenerlo por haber utilizado un billete falso para pagar en una tienda. Durante su arresto, Chauvin lo inmovilizó en el suelo presionando la rodilla contra su cuello hasta que dejó de respirar.

El expolicía está acusado de los cargos de asesinato en segundo grado, penado con hasta 40 años de cárcel; asesinato en tercer grado, con una condena máxima de 25 años, y homicidio en segundo grado, que acarrea hasta 10 años de privación de libertad.

Sin embargo, como no tiene antecedentes penales, solo podría ser condenado a un máximo de 12 años y medio de prisión por los primeros dos cargos y a 4 años de cárcel por el tercero.