Última hora
This content is not available in your region

Bonos de regalo con valor de 11 euros para combatir el escepticismo con la vacunación en Rusia

Por Euronews ruso
Un hombre pasa por delante de un tren-museo dedicado a la propaganda del ejército ruso, en una estación de tren en San Petersburgo, Rusia, el miércoles 28 de abril de 2021.
Un hombre pasa por delante de un tren-museo dedicado a la propaganda del ejército ruso, en una estación de tren en San Petersburgo, Rusia, el miércoles 28 de abril de 2021.   -   Derechos de autor  AP Photo/Dmitri Lovetsky
Tamaño de texto Aa Aa

En Rusia, uno de cada diez ciudadanos adultos está vacunado contra el coronavirus, informaron el martes las autoriades rusas. A principios de abril, según los datos oficiales, unos 7 de los 144 millones de rusos recibieron la primera dosis.

A modo de comparación, en Estados Unidos, con una población de 328 millones de personas, donde la vacunación también comenzó en diciembre, cerca del 30% de la población está totalmente vacunada, es decir, 97 millones de personas.

A pesar de la amplia disponibilidad de la vacuna en Rusia, los expertos hablan de bajas tasas de vacunación.

Según un estudio realizado por el Centro Levada (reconocido como agente extranjero en la Federación Rusa) entre los médicos, las bajas tasas de vacunación se asocian con "la desconfianza del público hacia las vacunas existentes" y con "una actitud negativa de la sociedad hacia las vacunas en general".

Unos 11 euros como incentivo para los jubilados vacunados

Para estimular a la población, el alcalde de Moscú, Sergei Sobyanin, propuso un programa para aumentar el interés por la vacunación de las personas mayores, para quienes el virus supone la mayor amenaza.

"A partir del martes 27 de abril de 2021, los residentes de la ciudad mayores de 60 años que tengan una póliza de seguro médico obligatorio de Moscú y que hayan recibido la primera vacuna contra el coronavirus podrán recibir una tarjeta de regalo con un valor nominal de 1000 rublos (unos 11 euros), o un código promocional por la misma cantidad", dice el sitio web de Sobyanin.

Según datos de Statista, la pensión media de un jubilado a Moscú asciende a los 14.904 rublos (unos 165 euros). Por lo que, con las dos dosis, los bonos regalos ascenderían a 22 euros - lo que supone más de una séptima parte de su pensión.

Las tarjetas regalo se emitirán en las clínicas de la ciudad y en otros puntos de vacunación. Para obtener un código promocional, es necesario registrarse en el sitio. Será posible gastar dinero en bienes y servicios de demanda diaria en tiendas, farmacias y establecimientos de restauración.

Las regiones decidieron seguir el ejemplo de la capital. Así, los pensionistas mayores de 60 años de Chukotka, en el extremo oriental de Rusia, recibirán un pago único de 2.000 rublos (unos 22 euros) del presupuesto regional para la vacuna contra el coronavirus. Las autoridades de la región de Magadan, en la costa noroeste, pagarán a los ancianos 1000 rublos (unos 11 euros).

Aumento en los puntos de vacunación

AP Photo
Centro comercialAP Photo

En algunas regiones, el problema de las bajas tasas de vacunación se resuelve con la ayuda de centros de extensión. En la región de Orenburg (que, según los datos oficiales, es una de las diez primeras regiones en cuanto a este indicador), existe un programa de vacunación sobre el terreno.

En esta región fronteriza con Kazajistán, más de 169 mil personas ya han sido vacunadas contra el coronavirus, lo que supone el 19% de la población adulta total. Más del 50% de los vacunados son personas mayores de 60 años. Según la vicegobernadora y ministra de Sanidad de la región, Tatyana Savinova, "esto supone un 2% más que la media nacional".

Las brigadas móviles también trabajan en Nueva Moscú, donde se concentra un gran número de residentes de verano. El trabajo de las brigadas se amplió y extendió durante las vacaciones de mayo con la esperanza de vacunar a quienes van a pasar sus vacaciones en el campo. "Es en estos distritos donde se concentra un gran número de casas de veraneo. Durante las vacaciones de mayo, los equipos móviles trabajan como de costumbre", señala el servicio de prensa de la región.

Los esfuerzos dan resultado, pero la desconfianza sigue siendo grande

Los expertos señalan que los esfuerzos de las autoridades por popularizar la vacuna están dando sus frutos. La actitud positiva hacia la vacunación masiva, según las autoridades rusas, ha crecido desde enero de este año.

"No hay grandes dudas en la sociedad de que los procesos de vacunación masiva son productivos en la lucha contra la pandemia. En general, la sociedad es consciente de la necesidad de vacunar. Pero hay una gran proporción de personas que tienen miedo. La pregunta clave es: ¿qué alimenta los miedos? Es necesario reforzar la campaña de información, para luchar contra los miedos", dijo Kirill Rodin, director del Centro de Investigación de la Opinión Pública de Rusia.

Al mismo tiempo, el sentimiento antivacunación en el país sigue siendo bastante elevado. Según el Centro de Investigación de la Opinión Pública de Rusia, el 39% de los encuestados no está dispuesto a vacunarse, aunque el 46% de los encuestados está definitivamente o "más bien" dispuesto a vacunarse con la vacuna rusa para sí mismos o para sus familiares.

Los politólogos independientes han observado un alto nivel de sentimiento antivacunación entre los trabajadores sanitarios. "No hay consenso entre los médicos sobre la necesidad de la vacunación masiva obligatoria: la proporción de partidarios y detractores de tales medidas es aproximadamente igual. Cuanto menor sea la confianza en las vacunas rusas, menos a menudo los médicos abogan por la vacunación universal de la población", dice la encuesta del Centro Levada.

"Los médicos y el público en general están de acuerdo en que el coronavirus fue creado artificialmente, y no como resultado del desarrollo natural", dice el estudio.

Las tasas de vacunación están influidas no solo por los antivacunas, sino también por la disponibilidad de las vacunas. Una encuesta realizada a los médicos del Centro Levada mostró que el 40% de los médicos regionales se enfrentan a una escasez de dosis, mientras que los médicos de la capital hablan de un exceso de plazas libres.