Última hora
This content is not available in your region

Cientos de alpinistas piden ayuda a sus países para salir de Katmandú, superado por el coronavirus

Access to the comments Comentarios
Por Jose Nunez Tena  & Euronews en español
euronews_icons_loading
Juanito Oiarzabal y Sebastián Álvaro, entre los alpinistas atrapados en Katmandú
Juanito Oiarzabal y Sebastián Álvaro, entre los alpinistas atrapados en Katmandú   -   Derechos de autor  Cortesía Salomba Ventures
Tamaño de texto Aa Aa

Fueron en busca de aventura y se encontraron con una tan inesperada como desagradable. Cientos de europeos se encuentran actualmente en Katmandú, Nepal, sin opciones de poder volver a casa. La razón, el coronavirus. La actual situación que vive el país, con un salvaje aumento de casos en las últimas semanas, ha obligado a las autoridades del país a imponer serias restricciones, y entre ellas está la de cancelar los vuelos fuera de Nepal hasta al menos el próximo 31 de mayo.

Entre el 1 de enero y el 5 de mayo y según datos de la agencia EFE llegaron a Nepal cerca de 1400 europeos que ahora mismo no podrían salir del país. Un hecho que requiere inevitablemente de paciencia, aunque esta comienza a escasear a medida que la situación en la ciudad empeora. Y es que en cuestión de tres semanas los contagios se han disparado en el país asiático, alcanzando los 431.000 casos registrados y los 4500 muertos. La capital ha pasado en pocos días de ser un hervidero de locales y turistas a una ciudad fantasma. El confinamiento es severo, las calles están prácticamente vacías y un sinfín de comercios han cerrado sus puertas.

A medida que empeora la situación en katmandú las posibilidades de salir se ponen peor
Sebastián Álvaro
Alpinista español

Un centenar de españoles esperan solución

Así nos lo cuentan desde el lugar el mito del alpinismo Juanito Oiarzabal y Sebastián Álvaro, emblema del montañismo español y durante muchos años director del programa Al filo de lo imposible. Ambos viajaron el pasado 22 de abril a Nepal para realizar junto a otros 26 españoles el famoso 'Trekking del Everest', el cual estaba previsto finalizara el 18 de mayo.

Sin embargo, todos los planes se fueron al traste cuando fueron alertados de que la situación estaba empeorando seriamente y de que lo más sensato era abortar la misión y volver a casa. Una vez de vuelta a Katmandú comprobaron que eso no iba ser tan fácil, y desde entonces esperan con incertidumbre, enclaustrados en el hotel, una solución que no llega. En su misma situación hay cerca de 100 españoles. Otros compatriotas como Carlos Soria, actualmente ascendiendo el Dhaulagiri, o Kílian Jornet, en el Everest, aún no han vuelto a la capital.

"Seguimos esperando noticias sobre el vuelo chárter que podría sacarnos de aquí", cuenta para Euronews Oiarzabal, que confirma que todas las gestiones se están llevando a cabo a través de la embajada española en Nueva Delhi y que "obviamente se tratará de un vuelo que pagaremos nosotros".

"A medida que empeora la situación en Katmandú las posibilidades de salir se ponen peor", recuerda por su parte Sebastián Álvaro. "Hay mucha presión de mucha gente que quiere salir de la ciudad: trabajadores, cooperantes, turistas... y entre ellos nosotros, los españoles, tratando de coger una plaza para volar a Europa".

Katmandú, una olla a presión

La urgencia de los alpinistas españoles y europeos por salir de Katmandú se explica mejor al saber que en cuestión de días la ciudad tendrá aún muchos más habitantes. Y es que como explica Sebastián Álvaro la temporada primaveral está llegando a su fin, lo que se traduce en un gran número de montañeros descendiendo desde montañas como el Everest o el Dhaulagiri hasta Katmandú, lo que convertirá esta ciudad en una auténtica olla a presión. "Cuantos más días pasen peor será la situación para todos", alerta Álvaro, que recuerda también que curiosamente estamos ante el año con más permisos concedidos para subir al Everest, casi 400.

Todo ello en un lugar donde la sanidad se ve ahora mismo desbordada, con los hospitales de la capital nepalí saturados de casos de COVID-19 y con una importante escasez tanto de vacunas como de oxígeno. Tanto es así que el Gobierno ha pedido a las distintas agencias encargadas de dirigir las expediciones todas las bombonas de oxígeno que pudieran darles, ya estén llenas o vacías.

Las distintas embajadas ya están moviendo ficha, algunas más rápidamente que otras. Países como Tailandia, Estados Unidos, Rusia o la India ya han puesto en marcha distintos vuelos con los que repatriar a sus ciudadanos en Nepal. Desde España, el ministerio de Exteriores pedía este miércoles "paciencia" a los alpinistas y aseguraba estar trabajando con las autoridades nepalíes para resolver el asunto, aunque desde entonces poco más han sabido los alpinistas atrapados.