Última hora
This content is not available in your region

MÉXICO | López Obrador pide perdón por una masacre de chinos durante la Revolución

euronews_icons_loading
Momento de la ceremonia en Torreón
Momento de la ceremonia en Torreón   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

México pide perdón a la comunidad china por una masacre de más de trescientas personas ocurrida en 1911, durante la Revolución mexicana.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha calificado esta matanza de "pequeño genocidio", en un acto celebrado en Torreón, la ciudad donde sucedió, en el norteño estado de Coahuila.

"No solo nos obliga a asumir nuestra responsabilidad y culpa, sino también a aceptar el compromiso con el pueblo y la República Popular de China de que el Estado mexicano no permitirá, nunca más, el racismo, la discriminación y la xenofobia", dijo el mandatario.

La masacre ocurrió entre el 13 y el 15 de mayo de 1911, cuando grupos revolucionarios atacaron huertos y negocios chinos matando a 303 hombres, mujeres y niños, lo que supuso la mitad de la comunidad china de Torreón.

Agradecimiento a China por su ayuda durante la pandemia

Trasladada al momento presente, la ceremonia se convirtió en un acto de agradecimiento a China por su ayuda durante la pandemia.

"Nunca vamos a olvidar la fraternidad de China en los meses amargos y angustiosos de la pandemia, por el apoyo solidario que recibimos", dijo López Obrador.

Hasta el momento, México ha recibido 38 aviones procedentes de China con insumos médicos y varios millones de dosis de la vacuna Sinovac, así como de la sustancia activa para fabricar la vacuna de CanSino.

China es hoy el segundo socio comercial de México con un volumen de intercambios económicos de 90 000 millones de dólares en 2019. Solo el año pasado, China invirtió cerca de 1 400 millones de dólares en el país norteamericano, casi la mitad en el sector manufacturero.

En días pasados, López Obrador ya pidió perdón a los mayas y también se disculpará con el pueblo yaqui. El mandatario reclama a España y el papa Francisco que sigan su ejemplo y pidan perdón por la conquista. El Gobierno español ya ha afirmado que no lo hará.