Última hora
This content is not available in your region

Nuevo estándar de bonos verdes europeos

Por Pedro Sacadura
euronews_icons_loading
European Commission Vice-President Valdis Dombrovskis and EU Commissioner in charge of financial services, Mairead McGuinness
European Commission Vice-President Valdis Dombrovskis and EU Commissioner in charge of financial services, Mairead McGuinness   -   Derechos de autor  AFP/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

La Comisión Europea ha presentado su estrategia de finanzas sostenibles con el objetivo de sumar las instituciones financieras a su objetivo de conseguir un continente climáticamente neutro. Entre las propuestas legislativas, hay unos estándares para los bonos verdes que deberán seguir tanto las empresas como los Estados miembros.

El reglamento voluntario ofrecerá a los emisores de deuda respetuosa con el medio ambiente unas directrices que deberán cumplir para obtener el sello de la UE. "La razón por la que estamos creando este bono verde europeo es exactamente para abordar el lavado de imagen verde que existe en el mercado, a los inversores no les gusta que los engañen, no deberían ser engañados. Nuestros estándares serán muy claros sobre lo que es sostenible y lo que es no sostenible", explica la comisaria europea de Servicios Financieros, Mairead McGuinness.

El eurodiputado socialista Paul Tang, que pidió a la Comisión Europea una "estrategia ambiciosa" en una carta de junio, duda de si la estrategia será realmente una fuerza impulsora para la sostenibilidad, ya que funcionará de forma voluntaria. "Tengo muchas esperanzas de que incluso un estándar voluntario ayude a mejorar mucho el mercado por el gran interés en proyectos de inversión sostenible. Lo que significa que una vez que hayan pasado la prueba y adquirido la calificación de estándares de bonos verdes, la financiación será más barata", confia Tang.

El sector privado sigue siendo un actor fundamental para hacer frente a los desafíos y amenazas que plantea el cambio climático.

Algunos eurodiputados verdes consideran que no basta con ampliar las inversiones ecológicas, si no se hace nada para detener las actividades que dañan significativamente el medio ambiente y si no se tiene en cuenta la dimensión social.