Última hora
This content is not available in your region

Argentina | Mujeres se ponen manos a la obra y renuevan la imagen del albañil

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Mujeres trabajando en la renovación de un centro social en Buenos Aires
Mujeres trabajando en la renovación de un centro social en Buenos Aires   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Les hablamos de mujeres que intentan construir un futuro diferente, un futuro en el que la albañilería no sea solo cosa de hombres.

Estamos en Argentina. Bárbara tira de una cuerda sin polea para elevar hasta una azotea cubos repletos de arena. Junto a otras mujeres, renueva un antiguo centro cultural a las afueras de Buenos Aires.

Forman un colectivo llamado "Deconstrucción Disidente", que al mismo tiempo que levanta muros trata de derribar estereotipos.

"Los albañiles no son todos musculosos y grandotes, hay muchos que son peticitos, con panza", dice Evit, que se presenta orgullosa como albañila.

Prefieren estar entre ellas, porque consideran que trabajar con hombres plantea automáticamente problemas, como explica la arquitecta y albañil, Carolina Gutiérrez.

"Cuando hay varones y mujeres en las obras por lo general, es muy loco, pero te vas quedando en la parte de la limpieza (...) y no hay ninguna maldad de fondo, ni ninguna intencionalidad, es que así ya estamos 'seteadas' y asi ya estan 'seteados' ellos también", afirma.

Valeria Salguero crea un grupo de Facebook para mujeres deseosas de ponerse manos a la obra

No lejos de allí, otra mujer, Valeria Salguero se abre camino en el mundo de la construcción. Era peluquera hasta que un día se planteó cómo hacerle una habitación a su hija. Así fue como creó un grupo en Facebook llamado "Albañilería cosa de mujeres". En un mes consiguió 6 000 seguidoras, la mayoría madres solteras ávidas de consejos prácticos para reparar sus casas.

"Tuve muchos comentarios machistas, no solamente de hombres sino también de mujeres, que me han dicho “anda a lavar los platos” o me han dicho feminazi -afirma-. Un montón de cuestiones que hoy en día uno está acostumbrado escuchar, que pareciera loco y tendría ya que no ser así, pero todavía pasa".

Igualdad en la obra, desigualdad en casa

En Avellaneda, al sur de Buenos Aires, cuadrillas mixtas han levantado decenas de viviendas para personas vulnerables. Una veintena de obreras recibieron del Gobierno formación en albañilería y fueron contratadas con el mismo sueldo que sus colegas. Pero la cuestión de la igualdad desborda el marco de la obra.

"Nosotras volvemos a casa y están los pibes, está la comida, esta la casa, la plancha, el lavarropas y eso. Entonces hay que empezar igualar el derecho dentro de la casa, ellas. Decir "che loco, yo vengo de una obra de laburar, o sea llego muerta", cuenta Andrea Figueras, que coordina a las mujeres en una cuadrilla mixta.

En Argentina, aunque cada vez hay más mujeres en el sector, apenas representan el 5% del gremio. En otros países latinoamericanos las cifras son muy inferiores, como en México, donde solo hay un 0,4 % mujeres.