Última hora
This content is not available in your region

El aumento de la variante Delta de COVID amenaza el repunte económico en la UE

Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Turistas en París, Francia
Turistas en París, Francia   -   Derechos de autor  Michel Euler / AP PHOTO
Tamaño de texto Aa Aa

La variante Delta de coronavirus proyecta su sombra también en la economía europea. Los optimistas pronósticos de recuperación están dejando paso a la preocupación por el aumento de contagios y el restablecimiento de restricciones sociales y de viaje de cada vez más Gobiernos.

La Comisión elevaba su previsión de crecimiento a nivel prepandemia

Justo cuando el levantamiento de los confinamientos de los últimos meses había impulsado el repunte de la actividad y los negocios, el gasto minorista y la confianza de los hogares y muchos analistas habían aumentado las previsiones de crecimiento en el continente.

La propia Comisión Europea había elevado sus estimaciones de crecimiento para los 27 en 2021 hasta el 4,8%, tras la contracción récord del 6,2% del año pasado.

Esta sería la expansión más rápida vista nada menos que desde 1976. Supondría para la economia de la UE recuperar el nivel prepandemia hacia finales de año. Pero esto solo sería posible sin la introducción de nuevas restricciones y con las economías totalmente abiertas.

El sector turístico español, en vilo

Sin embargo, el viernes, Alemania y Francia aconsejaban a sus nacionales no viajar a España, donde las infecciones de coronavirus han sobrepasado a Portugal. Un auténtico jarro de agua fría para el sector turístico de este país al comienzo de una temporada crucial. La que era ministra portavoz del Gobierno María Jesús Montero lo dejaba así de claro.

"Para nosotros es importantísimos que seamos capaces de preservar la llegada de turistas lo que queda de julio, agosto y septiembre. Estamos trabajando bilateralmente con todos aquellos en donde pueda haber algún tipo de preocupación".

Vacunación y PCR en Portugal

Portugal, por su parte, exige a los veraneantes estar vacunados, tener un test negativo de coronavirus o haberse rcuperado de la infección para poder permanecer en sus hoteles o comer en el interior de restaurantes de muchas zonas del país.

"Será requerido en todos los alojamientos turísticos un test negativo o un certificado digital para entrar", decía la ministra de la presidencia Mariana Vieira da Silva. "Esta medida incrementa la seguridad. No restringe la actividad económica y aumenta la seguridad, que es el objetivo de nuestras medidas".

Los Países Bajos también se echan atrás

Los Países Bajos anunciaban el pasado viernes el restablecimiento de restricciones en bares, restaurantes, locales de ocio nocturno y eventos en directo tan solo dos semanas después de haberlas eliminado. Su ratio de contagios diarios se ha multiplicado por diez.

Y Chipre volvía a limitar la semana pasada el número de personas en locales de hostelería y entretenimiento tras registrar el aumento diario de infecciones más alto del año.