Última hora
This content is not available in your region

Lula: "la polarización en Brasil está entre el fascismo y la democracia"

Por Anelise Borges
euronews_icons_loading
Lula: "la polarización en Brasil está entre el fascismo y la democracia"
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Fue llamado "el político más popular del planeta", por Barack Obama. Pero, los últimos años, han sido duros para el expresidente de Brasil. En 2017, Luiz Inácio Lula da Silva fue condenado por corrupción y encarcelado. Las pérdidas personales fueron tan devastadoras como las políticas, y muchos pensaron que Lula saldría de la escena política. Pero, a principios de este año, el Tribunal Supremo de Brasil decidió anular las condenas que lo mantuvieron en prisión durante casi dos años, y le devolvió sus derechos políticos.

Las encuestas muestran que Luiz Inácio da Silva está bien posicionado para vencer a Jair Bolsonaro en las elecciones presidenciales del próximo año.

©
Euronews©

El expresidente brasileño y estrella política, Lula, es el invitado de Anelise Borges en The Global Conversation. Cuando habló con la periodista, por última vez, en 2016, el político le dijo que ya no se presentaría a la Presidencia, que estaba cansado y que iba a dejar sitio a las nuevas generaciones.Han pasado muchas cosas desde entonces, y creo que ha cambiado de opinión, sugiere la reportera.

"Lo primero que me hizo cambiar de opinión, cuando hablé con usted por primera vez, es que pensaba que a los 75 años sería viejo y descubrí que soy joven a los 75 años. Y después de que Biden, que tenía 78 años, se presentara a las elecciones y ganara en Estados Unidos... me pregunté por qué no debía presentarme a las elecciones en Brasil. Todavía no he decidido presentarme a las elecciones. Dedicamos el 2021 para poder luchar por conseguir la vacuna para todo el pueblo brasileño, para que podamos lograr una ayuda de emergencia para que la gente pueda sobrevivir, y para que podamos conseguir créditos para que los pequeños y medianos empresarios puedan mantener sus puestos de trabajo. Solamente cuando termine el año, empezaremos a pensar en las elecciones. Si el PT (Partido de los Trabajadores) quiere, y otros partidos aliados, quieren, estoy totalmente disponible para ser candidato a la Presidencia de Brasil y recuperar la nación. Estoy disponible para hacer que Brasil vuelva a crecer, y colocarlo internacionalmente como un país líder, como lo fue cuando goberné Brasil", declara Luiz Inácio Lula da Silva.

Usted mencionó la petición de más vacunas para ayudar a los brasileños a superar la crisis actual. Pero, ¿cómo piensa hacerlo sin estar precisamente en el poder? ¿Tiene intención de pedir ayuda internacional, por ejemplo?, pregunta Anelise Borges.

"No solamente estamos haciendo campaña y denunciando, sino que estamos luchando en el Congreso Nacional para que esta institución, la Cámara y el Senado ayuden a comprar las vacunas que están disponibles en el mercado. Brasil fue muy irresponsable, Anelise, Brasil no compró 70 millones de vacunas cuando podía haberlas comprado al principio de la pandemia. El presidente de la República fue irresponsable. Es un negacionista. No cree en el coronavirus. No cree en la vacuna. Lo único en lo que cree es en la venta de medicamentos que no sirven para combatir el coronavirus. Así que, teníamos un problema. Más de la mitad de las personas que murieron en Brasil, lo hicieron debido a la irresponsabilidad y el comportamiento del Gobierno brasileño. Si el Gobierno se hubiera comportado de forma responsable y humanitaria, creando un comité de crisis, reuniendo a expertos y científicos, no tendríamos el número de víctimas que tenemos hoy", afirma el expresidente de Brasil.

©
Euronews©

Está hablando de una crisis que ya ha costado la vida a medio millón de brasileños, mientras hablamos. Más de 1 700 personas siguen muriendo cada día en Brasil. ¿Cree que podría haber hecho un mejor trabajo en la gestión de esta crisis?, interroga Borges.

"Lo habría hecho, Anelise. ¿Sabe por qué? Cuando llegó la gripe H1N1 vacunamos a 83 millones de personas en apenas tres meses. Bueno, el presidente de la República no está obligado a saberlo todo. El papel del presidente, porque desempeña el papel del director de orquesta, es coordinar a su equipo. Si el presidente hubiera creado un comité de crisis, hubiera convocado a los científicos a participar, hubiera convocado, bajo la coordinación del ministro de Salud, a los secretarios de Salud de los Estados, hubiese creado un protocolo... no habríamos tenido el número de víctimas que tuvimos en Brasil. Por eso, siempre digo que hay que responsabilizar al presidente de la República de la mitad de estas víctimas. Por eso, insisto en decir que es un genocida por el número de muertos que hemos tenido en Brasil", señala el político brasileño.

El presidente al que acusa de genocida se llama Jair Bolsonaro y es una figura muy controvertida, incluso en la comunidad internacional. Sin embargo, muchos culpan a su partido, el Partido de los Trabajadores, y a los fracasos de esa formación, del ascenso de Jair Bolsonaro. Dicen, por ejemplo, que el desencanto con los 14 años del PT en el poder llevó a una situación política que empujó a mucha gente a votar al candidato de extrema derecha. ¿Qué tiene que decir sobre esto?, quiere saber la reportera.

"Mire, los que dicen eso son los que votaron a Bolsonaro, los que contribuyeron a que ganara... ¿Quién ha contribuido a que Bolsonaro gane las elecciones? Los que me acusaron falsamente, los que me metieron 580 días en la cárcel para que no pudiera concurrir a las elecciones, los que me acusaron falsamente. Y, ahora, se ha demostrado que las acusaciones eran falsas, que el juez era parcial, que los fiscales formaban parte de una banda organizada... Todo eso se ha demostrado. Bolsonaro es el resultado de una mentira, de la farsa... porque nunca se han tenido tantas noticias falsas en una campaña. No participó en el debate. Estaba mintiendo, y mintiendo descaradamente. Incluso hoy, Anelise, Bolsonaro dice cuatro mentiras al día. Cuatro mentiras cada día. Es decir, se puede imaginar lo mucho que contó durante el proceso electoral. Así que, de hecho, el pueblo tomó una decisión, en mi opinión, equivocada, al votar a Bolsonaro, pero este es el riesgo de la democracia, este es el riesgo del proceso electoral", explica Luiz Inácio Lula da Silva.

"Ahora, la polarización en Brasil es diferente. No está entre dos extremos, una derecha o una izquierda. La polarización en Brasil está entre el fascismo y la democracia. Represento la democracia porque vengo de un partido democrático que tiene una historia de gobierno muy democrática. Y Bolsonaro representa el fascismo, así que, lo que está en juego es esto: es una polarización real. El pueblo decidirá a quién le gusta la democracia, quién quiere al presidente democrático o quién quiere la continuidad de un fascista en el Gobierno. Eso es lo que se polariza. Y no hay que tener miedo a la polarización. Tenemos que ser conscientes de que después de las elecciones, si ganas las elecciones, tienes que gobernar unificando a la sociedad, hablando con todos los seres humanos de ese país, e intentar construir un Gobierno en el que la gente pueda vivir más feliz y vivir en paz; un Gobierno en el que la gente pueda trabajar y vivir con dignidad. Eso es lo que voy a hacer, ya lo he hecho. Ya lo hice una vez, ya he sido presidente durante ocho años, ya he conseguido demostrar que es posible construir un Brasil altamente desarrollado, un Brasil que mejore la calidad de vida de su pueblo. Y, ya conocen la lucha que llevo a cabo contra la desigualdad y para combatir la pobreza. Conseguimos sacar a Brasil del mapa del hambre de la ONU, y desgraciadamente el hambre ha vuelto a nuestro país. Así que, soy un presidente que va a gobernar el país para todos, pero la gente tiene que saber que, en mi idea de gobernar para todos, la parte pobre de la población es la que tendrá preferencia en mi Gobierno", añade.

©
Euronews©

Expresidente, parece que ya está en campaña presidencial, sugiere Anelise Borges.

"Es muy posible. Verá, este es el problema: no puedo anularme a mí mismo. Tengo que demostrar a la gente que estoy vivo, que estoy dispuesto, que tengo salud, que sé cómo coordinar este país, que sé cómo construir la democracia. Lo primero que hice cuando gané las elecciones, en 2003, Anelise, fue crear un Consejo de Desarrollo Económico y Social con grandes empresarios, sacerdotes, pastores, indígenas, negros, blancos, sindicalistas... es decir, reuní a la sociedad civil para que, junto a mí, asumiera la responsabilidad de gobernar Brasil. Y, ¡funcionó! Por eso, cuando dejé la Presidencia tenía un 87 % de calificaciones ‘buenas’ y ‘excelentes’ en la opinión pública", declara Lula da Silva.

La comunidad internacional está muy preocupada por la situación en Brasil. ¿Tiene algún mensaje para esta comunidad internacional, principalmente, para los países europeos? ¿Cuál sería su mensaje hoy?, pregunta la periodista de Euronews.

"Anelise, los líderes europeos, tanto los que están en el Gobierno, como los que han estado en el Gobierno, el movimiento sindical y las entidades y oenegés... conocen al PT, conocen Brasil y conocen nuestro Gobierno. Teníamos una relación exuberante. Puedo decirle que, cuando era presidente de la República, mi relación con todos los partidos de Europa era extraordinaria, con todos los presidentes... con Gordon Brown, con Tony Blair, con Sarkozy, con Chirac, con Angela Merkel, con Schröder... hablaba con todo el mundo. Brasil es un país que no tiene disputas. Y, Brasil necesita lograr una asociación con la Unión Europea", afirma el expresidente de Brasil.

©
Euronews©

"Tenemos que consagrar el acuerdo entre la Unión Europea y Sudamérica para que, también Europa, tenga la oportunidad de no quedar aislada entre China y Estados Unidos. Sigo viendo las noticias de aquí y veo que los norteamericanos se oponen al gasoducto que Alemania intenta construir con Rusia. Sigo viendo a Estados Unidos peleando por la industria de la Inteligencia Artificial, Huawei, y la industria de los datos, es decir... Estados Unidos y China tienen que llegar a un acuerdo y la Unión Europea no puede quedar en medio de esta pelea. Por eso es muy importante América Latina y la relación con Brasil, para que todos los países entiendan que la Guerra Fría ha terminado, que no queremos más guerra nuclear. No podemos tener una guerra comercial. No podemos tener una guerra de la industria digital. Tenemos que construir una forma de mejorar la vida de la humanidad. Y, creo que Europa, con su estado de bienestar, puede contribuir para que podamos hacer políticas que ayuden al desarrollo de los países más pobres del mundo. Incluso con la vacuna contra el coronavirus, para que esta se convierta en un bien de la humanidad, para que todas las personas puedan ser vacunadas", concluye el político brasileño.