Última hora
This content is not available in your region

Boris Johnson suprime mascarillas y distanciamiento en Reino Unido, pero guarda cuarentena

Access to the comments Comentarios
Por euronews
euronews_icons_loading
Se han levantado en Inglaterra la mayoría de las normas barrera para frenar la propagación del coronavirus
Se han levantado en Inglaterra la mayoría de las normas barrera para frenar la propagación del coronavirus   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

En Inglaterra empieza el llamado Día de la libertad. Se han levantado la mayoría de las normas barrera para frenar la propagación de la covid-19. El distanciamiento social, el uso de mascarillas y los límites a las reuniones han desaparecido. Pero mucha gente y empresas seguirán manteniendolas porque los nuevos contagios están aumentando considerablemente.

El primer ministro, Boris Johnson, está decidido a restablecer las libertades. Pero existe una gran preocupación de que sea un error peligroso.

En los locales de conciertos en Londres todo volverá a ser como antes de la pandemia.

Después de año y medio, este lunes por la noche todo vuellve a estar dispuesto.

Serán los primeros esspectáculos a los que la gente puede acudir sin tener que estar distanciada. Miles de personas bebiendo, abrazándose, bailando y cantando.

Sin embargo los empleados del local de The Clapham Grand seguirá llevando mascarillas.

Su manager, Ally Wolf, explica: "Muchas de las normas de higiene que hemos implantado deberían mantenerse ; es de sentido común, ¿no? La gente tiene que cuidar de sí misma y de los demás antes de venir al local para asegurarse de que no llevan coronavirus. Se hacen pruebas regularmente. Están vacunados con la pauta completa".

La mitad de la población está totalmente vacunada en el Reino Unido. El gobierno británico asegura que ya es hora de dejar que la gente aplique su sentido común para controlar el coronavirus.

A pesar de que se prevé que pronto podría haber 100.000 nuevas infecciones diarias

Los científicos de todo el mundo consideran la decisión de Johnson peligrosa y prematura.

Es el caso de la epidemióloga de la Quenn Mary Universidad de Londres Deepti Gurasani: "Hay una completa perplejidad en cuanto a por qué un país que tiene una medicina tan buena, con el asesoramiento científico que recibe, elegiría exponer deliberadamente a la mitad de su población y a millones de personas a altos niveles de infección cuando podrían ser vacunados en las próximas semanas. También por qué está eligiendo un camino que no sólo conducirá a un aumento de la tensión en nuestro sistema de atención sanitaria y un montón de gente esperando para recibirla y que también tendrá impacto a largo plazo en la salud de muchos jóvenes, incluidos los niños".

El gobierno de Johnson dice que quiere que la gente actúe con sensatez. Las mascarillas ya no son obligatorias por ley en los comercios pero se sigue esperando que la gente las lleve en lugares concurridos. Y muchas empresas, así como los encargados del transporte público, seguirán exigiéndolas.

Las personas más vulnerables a las infecciones como los pacientes de enfermedades autoinmunes se sienten ahora menos seguras.

Richard Sefton es una de ellas: "Cogí el covid en enero y desde entonces sufro covid persistente. ¿Realmente te molesta tanto ponerte un trocito de tela en la cara? Yo sufro cuando llevo uno. Me cuesta respirar. Pero no me importa porque igual no es tan malo cuando un pedacito de tela cruzando la cara que puede ayudar".

Boris Johnson ha argumentado que si no se pueden levantar las restricciones en verano, ¿cuándo podrá? Johnson decide sólo en Inglaterra. El resto del Reino Unido dice que ahora no es el momento.

Escocia, Gales e Irlanda del Norte esperarán más tiempo para levantar todas las restricciones.

Fuentes adicionales • Enrique Barrueco (Voz en off)