Última hora
This content is not available in your region

¿Está la República Checa al borde de un "boom" en la producción de cannabis?

Por David Hutt
Plantación de cannabis
Plantación de cannabis   -   Derechos de autor  Steve Helber/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

En una pequeña granja cercana a la ciudad de Pardubice, en el este de la República Checa, Pavel se ocupa de su jardín.

Durante los últimos años, Pavel ha cultivado cinco plantas de cannabis en su invernadero, el límite legal que los checos tienen actualmente para cultivar en casa para uso personal.

Pero recientemente ha invertido unos cientos de euros en nuevos equipos que le permiten plantar diez veces más plantas. Hoy es un delito, pero espera que no lo sea pronto si hay un cambio de Gobierno en octubre.

"Es una pequeña inversión, y no espero ganar una fortuna, pero sé cómo cultivar [marihuana] y quiero ganar algo de dinero con ello", dice Pavel.

En la actualidad, el Estado solo concede unas pocas licencias a los cultivadores a gran escala que venden sus productos al sector de la marihuana medicinal, que es legal desde 2013.

La venta de cannabis cultivado en casa para uso recreativo es ilegal.

Como muchos entusiastas del cannabis, Pavel es partidario del Partido Pirata que, desde hace tiempo, hace campaña a favor de la legalización y que, según los sondeos de opinión, podría hacer frente a la actual coalición gobernante en las elecciones de octubre.

Si ganan el poder, los piratas han prometido despenalizar totalmente la producción y el consumo de marihuana en un plazo de dos años.

Un estudio realizado por el Observatorio Europeo de las Drogas y Drogodependencia en 2016 reveló que la República Checa tenía el mayor número de jóvenes consumidores de cannabis de Europa, ya que algo más de una quinta parte de los checos de entre 15 y 34 años admitía haber consumido la droga al menos una vez. Según una estimación, al menos 550.000 checos cultivan cannabis en casa para su uso personal.

Incluso en este momento, la legislación checa sobre la marihuana es "más benévola" que la de la mayoría de los países de Europa, dijo Jan Vit, presidente de Konopa, una organización sin ánimo de lucro que se dedica a educar a la gente sobre la marihuana.

La posesión de menos de 10 gramos de marihuana y el cultivo de cinco plantas en casa está despenalizado desde 2010, aunque sigue siendo un delito civil y puede ser castigado con una multa de unos 580 euros.

Sin embargo, la posesión de más de 10 gramos sigue siendo un delito penal, y la venta de marihuana conlleva una pena de prisión de entre 2 y 18 años.

En enero se rechazó en el Parlamento un proyecto de ley de varios partidos que habría permitido almacenar 1,25 kilogramos de cannabis seco en casa y llevar hasta 30 gramos en público. En particular, también habría permitido a las personas dar legalmente 30 gramos a otro adulto, pero sólo de forma gratuita, no vendida.

Para personas como Pavel, las normas actuales crean un dilema. Él quiere dar algo de su cosecha casera a sus amigos, pero eso sería un delito.

De lo contrario, tienen que acudir a los traficantes locales, donde no sólo pagan más de la cuenta por un producto que no es ideal, sino que a menudo se les ofrecen estupefacientes más potentes.

El cannabis es un cultivo legal

Tomas Vymazal, uno de los artífices del proyecto de ley parlamentario rechazado en enero y miembro del Partido Pirata, ha argumentado que permitir que los cultivadores caseros "regalen" el cannabis a sus amigos pondría fin a gran parte del comercio en el mercado negro, así como a los innecesarios cargos penales para los pequeños cultivadores.

Las leyes actuales también exponen a los compradores a un mayor riesgo de cometer delitos asociados, así como al acceso a otras drogas. Esta es una preocupación considerable en la República Checa, donde el consumo problemático de drogas más peligrosas, especialmente la metanfetamina, es elevado.

El informe de 2020 del Observatorio Europeo de Drogas y Drogodependencias, un organismo de la UE, señalaba: "La metanfetamina incautada en Europa se produce principalmente en la República Checa y en las zonas fronterizas de los países vecinos. Los problemas de la metanfetamina se han concentrado en la República Checa y Eslovaquia".

Como el cultivo a pequeña escala está despenalizado, pero sigue siendo un delito civil, los cultivadores caseros no obtienen licencias de las autoridades, lo que reduce la posibilidad de gravarlos y regularlos, argumenta también el Partido Pirata.

La reforma de las drogas está ganando terreno en toda Europa. El pasado mes de septiembre, el parlamento suizo modificó la ley federal de drogas para permitir pruebas piloto locales de producción y venta legal de cannabis con fines recreativos. En Luxemburgo, los planes de legalización de la producción no médica, que ya venían de lejos, quedaron en suspenso a causa de la pandemia de COVID-19. Los diputados franceses también han exigido recientemente una reforma.

Una encuesta realizada por el periódico local checo Prazsky Denik el pasado mes de octubre reveló que el 54% de los encuestados afirmó haber consumido productos de cannabis y el 52% estaba a favor de la legalización.

En medio de este debate sobre dónde debe empezar la legalización y terminar la despenalización, Vit, de Konopa, se esfuerza por reiterar que "el cannabis es un cultivo de campo legal" en la República Checa actualmente.

El cannabis tarda unos ocho meses en crecer, así que para entonces sabremos los resultados de las elecciones
Petr

De hecho, comprar semillas de cannabis es perfectamente legal. La venta de productos elaborados con cáñamo, una variedad de la planta de cannabis, es legal, aunque la República Checa carece actualmente de los procesadores necesarios para hacer de la producción textil de cáñamo una industria seria, dijo Vit.

Además, el país está experimentando un auge de la marihuana medicinal. La Agencia Estatal para el Cannabis Medicinal, un organismo gubernamental, informó en enero que los médicos recetaron 67 kilogramos de cannabis medicinal el año pasado, frente a los 17 kilogramos de 2019 y los menos de 5 kilogramos del año anterior.

El cannabis medicinal es legal en la República Checa desde 2013, aunque la ley no se modificó hasta dos años después para permitir la producción nacional. Los cultivadores deben recibir una licencia del Instituto Estatal de Control de Drogas (SUKL), una agencia gubernamental, y solo pueden vender su cultivo a la misma organización.

El significativo aumento en 2020 es resultado de un cambio de ley el año pasado que ahora permite a las compañías de seguros de salud cubrir hasta el 90% del precio del cannabis medicinal recetado, según ha comentado el SUKL en los medios locales.

De hecho, el mismo día de enero que el parlamento rechazó un proyecto de ley para despenalizar aún más la posesión de marihuana, aprobó un proyecto de ley patrocinado por el gobierno para hacer el cannabis medicinal más asequible y accesible.

Gran parte del debate se reduce a la forma de cultivar el cannabis. La marihuana medicinal tiene un alto contenido de cannabidiol (o CBD), un compuesto que, según numerosos estudios, reduce el dolor físico y la ansiedad. Sin embargo, tiene un bajo contenido de tetrahidrocannabinol (THC), el compuesto psicoactivo que da a los usuarios un "subidón". Conseguir que una planta de cannabis produzca altos niveles de THC o CBD depende de cómo se cultive.

Los cultivadores autorizados por el Estado pueden producir y vender todo el cannabis que quieran a las autoridades estatales, pero debe tener un bajo contenido de THC. No se permite más del 0,3%.

Algunos defensores de la reforma de las drogas quieren que se abra la industria de la marihuana medicinal para que sea más fácil vender cannabis rico en CBD a las agencias estatales o directamente a los consumidores. La demanda de productos ricos en CBD para el cuidado de la piel y la salud está en auge en toda Europa.

Según Vit, las leyes actuales que restringen el número de empresas profesionales con licencia estatal que venden cannabis al sector médico podrían aumentar la especulación y la competencia entre estas empresas. "Seguramente estallará una 'guerra' por el control de la producción", añadió.

Seth Wenig/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Plantas de cáñamo secas son clasificadas y recortadas en las Granjas Hepworth en Milton, N.Y., el lunes 12 de abril de 2021Seth Wenig/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Otros defensores de la reforma quieren que se legalice toda la industria, permitiendo a la gente cultivar todo el cannabis que quiera sin castigo penal, pero con una regulación en cuanto a la venta.

La recién formada coalición entre los Piratas y el partido Alcaldes e Independientes propone algo así como un punto intermedio.

"Suprimiremos las sanciones penales para la [producción] de cannabis y sus productos", afirma el manifiesto de Piratas y Alcaldes, aunque es probable que mantengan algunos cargos civiles, como las multas impuestas a los cultivadores que no reciban licencias oficiales y a los que infrinjan la nueva normativa.

Según el manifiesto, la legalización permitirá a las autoridades regular mejor el sector, lo que supondrá un ahorro considerable para el Estado, por ejemplo, al no tener que investigar y perseguir a los pequeños cultivadores.

El partido calcula que las actuales prohibiciones de producción y distribución de cannabis cuestan al gobierno unos 58 millones de euros al año, una estimación basada en datos de 2007. Y se generarán 171 millones de euros adicionales cada año a través de un nuevo impuesto indirecto sobre la producción comercial.

"Si esta nueva normativa se aprueba, permitirá a cualquier persona obtener la licencia y convertirse en cultivador, incluso para la exportación. Esto significa la legalización de la producción de cannabis medicinal y no limita la escala de la misma", explicó Hana Gabrielova, presidenta de CzecHemp, una asociación para la industria del cáñamo y el cannabis medicinal.

Sin embargo, añadió Gabrielova, es poco probable que la República Checa experimente el aumento de la producción industrial de cannabis a la misma escala y rentabilidad que Estados Unidos, al menos no a corto plazo.

En Estados Unidos, el auge de la marihuana se debió en gran parte a la creación de "dispensarios'', tiendas locales reguladas por el gobierno donde se vende cannabis para uso médico o recreativo. Incluso ocho años después de que se legalizara la marihuana medicinal en la República Checa, todavía no existe nada parecido a ese sistema, dijo Gabrielova.

Dos sistemas difíciles de comparar

En su lugar, las farmacias proporcionan a los pacientes su cannabis medicinal tras la prescripción de los médicos. "Debemos tener en cuenta que los sistemas médicos y políticos son muy diferentes en Estados Unidos y en la República Checa, por lo que es difícil comparar ambos casos", añadió Gabrielova.

En cuanto al uso recreativo, las propuestas de la coalición pirata, así como las de otros partidos políticos, son más confusas.

Para aquellos que quieran el cannabis con alto contenido de THC, una red de pequeños cultivadores podría no enfrentarse a cargos penales al proporcionar su producto de forma gratuita a amigos y familiares.

Sin embargo, el manifiesto de los Piratas dice que se elaboraría una legislación para ayudar a los municipios y distritos de la ciudad a regular cómo "las tiendas de cannabis pueden estar y dónde no pueden establecerse, un sistema que aparentemente replicaría los "dispensarios" estadounidenses.

Según Petr, es probable que la reforma de las drogas en la República Checa se produzca en los próximos años, incluso si los Piratas no ganan en octubre, debido a la naturaleza cambiante de la industria.

Como muchos otros, Petr también ha invertido recientemente en equipos para plantar más de las cinco plantas actualmente permitidas en su país, en previsión de las elecciones de octubre. Y tiene planes para convertir la mayor parte de su terreno, en su casa no lejos de la ciudad de Olomouc, en un gran invernadero para la producción a finales de 2021.

"Quizá ganen los Piratas. El cannabis tarda unos ocho meses en crecer, así que para entonces sabremos los resultados de las elecciones", afirma Petr.

Hasta principios de julio, la coalición de Piratas y Alcaldes iba por delante en los sondeos de opinión. Pero el partido ANO del Primer Ministro Andrej Babis, el mayor socio del actual gobierno de coalición, ha tomado recientemente una ligera ventaja, según los últimos sondeos de STEM, un encuestador local.

Aun así, en general se cree que las elecciones de octubre serán una carrera muy reñida y el resultado dependerá en gran medida de cómo los partidos dominantes puedan negociar acuerdos de coalición con otros grupos.

"La legalización del cannabis es una de las prioridades a largo plazo de los Piratas", dice el manifiesto. "Si formamos parte del nuevo gobierno de la República Checa, aplicaremos la legalización rápidamente. Pero si acabamos de nuevo en la oposición, será muy difícil".

Para algunos entusiastas del cannabis, invertir ahora es un riesgo que merece la pena.

Fuentes adicionales • Juan Carlos de Santos (versión en español)