Última hora
This content is not available in your region

Fin de la huelga de hambre en Bélgica

Por Jack Parrock
euronews_icons_loading
A medic tends to a hunger-striking immigrant worker at the Beguinage church in Brussels
A medic tends to a hunger-striking immigrant worker at the Beguinage church in Brussels   -   Derechos de autor  FRANCOIS WALSCHAERTS/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Por fin pueden volver a comer. Los 250 migrantes sin documentación encerrados en una iglesia en el centro de Bruselas han suspendido la huelga de hambre en la que se encontraban desde el 23 de mayo tras llegar a un acuerdo con el gobierno de Bélgica.

Aún se desconoce los detalles, pero los huelguistas aseguran que se otorgarán solicitudes de asilo por motivos humanitarios."Estos elementos dan la posibilidad a los huelguistas de lograr una integración permanente y duradera, también de lograr la reunificación con su familia. Hay elementos que les permiten una regularización", explica Ahmed, su portavoz.

Muchos de los hombres que estan aquí han vivido y trabajado en Bélgica durante varias décadas, pero temen ser deportados si pasan por el proceso de asilo solos. Además, unos 200 hombres más estan encerrados en dos universidades de Bruselas.

La situación casi acaba con el gobierno de coalición belga, los partidos Verde y Socialista amenazaron con romper la coalición si no se resolvía la situacion. El ministro de inmigración, Sammy Mahdi, defiende que se ha establecido una zona neutral donde se procesará el expediente de cada huelguista. “No se trata de ganar o perder. Me alegro que la gente haya parado porque esto tambi__én mejorara su situación, lo que má__s me preocupaba era la salud de esta gente. Ojalá ahora también esté en orden", explica Mahdi.

Los migrantes están exhaustos pero su lucha aún no ha terminado. Están rezando para que este sea el final, pero se quedarán en la iglesia hasta que estén seguros. "Nos quedaremos aquí hasta que los expedientes estén debidamente procesados y todos tengan la respuesta que desean sobre su expediente", insiste el portavoz.

Puede que por el momento la batalla haya terminado, pero los huelguistas recuerdan que la guerra sólo se habrá ganado una vez que todos tengan permisos de trabajo y residencia.