Última hora
This content is not available in your region

Frontex se enfrenta a la justicia europea

Access to the comments Comentarios
Por Maria Psara
euronews_icons_loading
A dinghy with 15 Afghan refugees, 5 children, 3 women and 7 men, approaches the Greek island of Lesbos
A dinghy with 15 Afghan refugees, 5 children, 3 women and 7 men, approaches the Greek island of Lesbos   -   Derechos de autor  ARIS MESSINIS/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Frontex, la agencia europea a cargo del control de fronteras, está acostumbrada a estar en el centro de la polémica Pero ahora, por primera vez, se enfrentará a un juicio. Ha sido acusada ante la justicia europea de violaciones de los derechos humanos."Es la primera vez que un organismo de la UE, un organismo imparcial, un organismo independiente, un tribunal, un tribunal realizará una supervisión judicial sobre estos temas en un intento -al menos eso esperamos- de hacer que la agencia rinda cuentas. En el sentido de que todos los demás organismos no han logrado controlar esta Agencia", explica el abogado Omer Shatz de la organización Front-LEX.

El caso fue presentado en nombre de dos solicitantes de asilo que fueron expulsados de forma violenta al intentar buscar protección en la Unión Europea. Según los abogados de Front-LEX, bajo la legislación de la UE, Frontex debería detener sus actividades en el mar Egeo al haberse violado los derechos humanos. Pero además creen que Frontex participa de ello. “Es Frontex la que monitorea la zona mediante drones, botes, etc. Es Frontex la que detecta la ubicación de embarcaciones migratorias. Es Frontex la que intercepta, es decir, paran a las embarcaciones migratorias, y entonces descuelgan el teléfono y llaman al guardacostas griegos para terminar el trabajo, es decir, para deshacerse de los migrantes", acusa Shatz.

La justicia europea no es la única que examina las operaciones de Frontex. Un grupo de trabajo especial del Parlamento Europeo concluyó en un informe que la agencia de fronteras de la UE pasó por alto las pruebas de que se estaban devolviendo ilegalmente a migrantes en las fronteras de la UE. "Las principales conclusiones del informe son que no hay pruebas ni de una participación directa de la agencia y ni de violaciones de los derechos fundamentales. En segundo lugar, por supuesto que hay margen para mejoras y mencionamos claramente a la gestión interna cuando se trata de incidentes graves informando, por ejemplo, sobre cómo reaccionar cuando hay informes de posibles infracciones. Por lo que hay un claro margen de mejora", detalla la eurodiputada del PPE, Lena Düpont.

Los eurodiputados concluyeron que "la agencia encontró pruebas en apoyo de las denuncias de violaciones de derechos fundamentales en los estados miembros [de la UE] con los que tenía una operación conjunta, pero no abordó ni dio seguimiento a estas violaciones de manera rápida, vigilante y efectiva".