Última hora
This content is not available in your region

NICARAGUA | La Fiscalía ordena detener al escritor Sergio Ramírez

Access to the comments Comentarios
Por Isidro Murga con AFP, EFE
euronews_icons_loading
Imagen de archivo del escritor Sergio Ramírez durante una rueda de prensa en Managua en el año 2017
Imagen de archivo del escritor Sergio Ramírez durante una rueda de prensa en Managua en el año 2017   -   Derechos de autor  Alfredo Zuniga/Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez es la última víctima de la campaña de represión que está llevando a cabo en su país el régimen de Daniel Ortega. Premio Cervantes de las Letras en 2017, Ramírez ha sido acusado de incitación al odio y de conspiración, cargos a menudo utilizados por la Fiscalía nicaragüense para detener y encarcelar a periodistas, a políticos opositores y a candidatos o aspirantes a la presidencia del país. Hasta el momento, 36 han sido detenidos o enviados a juicio y siete de ellos habían anunciado su intención de concurrir a las elecciones de noviembre, en las que Ortega se juega su reelección para un quinto mandato, el cuarto consecutivo.

Ramírez, que fue vicepresidente con Ortega en la segunda mitad de los años ochenta, huyó de Nicaragua hace unos meses y ya ha anunciado que no piensa regresar para evitar represalias. Conoce bien al presidente y se distanció de él, apartándose del sandinismo, en los años noventa.

En medio de un aluvión de críticas de Gobiernos democráticos y organismos defensores de los derechos humanos, Daniel Ortega afirmó el pasado lunes que quienes están siendo detenidos son "terroristas", y calificó de "demonios con sotanas" a los curas y obispos que han condenado la represión. Todo es legal. Dominado por el sandinismo, el parlamento nicaragüense aprobó el pasado mes de diciembre una ley a la medida de lo que está ocurriendo.

Desde el exilio y a través de Facebook, Ramírez, que tiene setenta y nueve años, ha respondido así al exguerrillero al que un día, hace ya mucho tiempo, consideró su amigo:

"Las dictaduras carecen de imaginación, repiten sus mentiras, su saña, sus odios y sus caprichos. Son los mismos delirios y el mismo empecinamiento ciego por el poder y la misma mediocridad de quienes teniendo en su puño los instrumentos represivos y habiéndose despojado de todos los escrúpulos, creen también que son dueños de la dignidad, de la conciencia y la libertad de los demás...

Soy un escritor comprometido con la democracia y por la libertad, y no cejaré ese empeño desde donde me encuentre. Mi obra literaria de años es la obra de un hombre libre. Las únicas armas que poseo son las palabras y nunca me impondrán el silencio".