This content is not available in your region

La Laguna se salva de la destrucción al desviarse la colada de lava del volcán de La Palma

Access to the comments Comentarios
Por Blanca Castro  & Agencia EFE
euronews_icons_loading
La lava fluye desde un volcán destruyendo casas en el barrio de La Laguna en la isla canaria de La Palma, España, el 21 de octubre de 2021.
La lava fluye desde un volcán destruyendo casas en el barrio de La Laguna en la isla canaria de La Palma, España, el 21 de octubre de 2021.   -   Derechos de autor  AP / Saul Santos

Los habitantes de la isla canaria de La Palma siguen con expectación la evolución de las dos coladas de lava que penetraron ayer en el barrio desalojado de La Laguna y que, convertidas este jueves en una sola, parecen tomar una dirección que las alejaría de ese núcleo para dirigirse hacia la montaña.

Esa es la opción menos perjudicial para ese barrio, que vivió en las últimas horas la amenaza de desaparecer sepultado bajo la lava del volcán de la Cumbre Vieja, en erupción desde el pasado 19 de septiembre, como le ocurrió hace unas semanas al de Todoque.

No obstante, el Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), que monitoriza la erupción y establece las medidas de seguridad en torno a ella, baraja una segunda opción: que estas coladas, ahora unidas en una sola, continúen superando las diferentes vaguadas que encuentran a su paso y acaben discurriendo por la carretera de la costa, lo que causaría mayores daños.

En previsión de ese escenario, se decidió evacuar, con urgencia y de forma preventiva, a los habitantes de varios barrios.

En total son ya unas 7 000 personas las que han tenido que abandonar sus hogares en algún momento desde el inicio de la erupción, el pasado 19 de septiembre.

Según las últimas mediciones del sistema europeo de satélites Copernicus, hechas en la medianoche del miércoles, la superficie arrasada es ya de 866,1 hectáreas y se han destruido 2.185 edificaciones y 62,6 kilómetros de carreteras.

En paralelo, las autoridades han registrado un leve aumento de la actividad sísmica de la isla española donde, desde la noche del miércoles, se han confirmado 50 sismos de bajas magnitudes.

Héroes anónimos rescatan a los perros atrapados

Una de las historias que venía concentrando la atención en los últimos días, la operación de rescate con drones de cuatro podencos que llevaban días aislados por la lava, tuvo este jueves un desenlace inesperado.

Después de que el miércoles los aparatos de reconocimiento no encontraran ni rastro de los perros en la zona donde habían sido vistos y de que los rescatadores supusieran que se habían ocultado para protegerse de las alta temperaturas, se ha sabido que los canes no están allí desde hace al menos dos días y que fueron rescatados por desconocidos que penetraron en la zona de exclusión marcada por las autoridades.

"Fuerza La Palma. Los perros están bien. 'A' Team", es el mensaje que alguien dejó escrito en una lona colocada en el estanque donde se había visto hace días a los perros, como muestra un vídeo subido probablemente por sus autores anoche a la red social Youtube.

Aerocámaras, la empresa que preparaba el rescate, no solo confirma que el mensaje de los supuestos rescatadores está donde el vídeo que corre por redes sociales, sino que además alrededor hay huellas de pisadas de personas sobre la ceniza, prueba irrefutable de que alguien entró allí.

Las autoridades han insistido en el llamamiento a que no se transite por las zonas de exclusión debido a la emanación de gases y las elevadas temperaturas, además de que la propia circulación es inviable o muy peligrosa.

La segunda vida del gato llamado "Laguna"

Un cabo de la Unidad Militar de Emergencia (UME) le salvó la vida de un gato al que encontró exhausto e inconsciente por la inhalación de cenizas del volcán de la isla canaria de La Palma y tanto fue el cariño que le cogió al animal que decidió adoptarlo.

Ese militar, según informa la UME, se llama Juan Carlos Núñez y tras quince días de misión en La Palma regresa a casa, pero antes tuvo una última misión, adoptar a "Laguna", el felino al que le devolvió la vida prácticáncole una maniobra de reanimación cardiopulmonar.

El nombre con que bautizó a su nueva mascota rinde homenaje al barrio de Los Llanos de Aridane que las coladas de lava atravesaron parcialmente.

Editor de vídeo • Blanca Castro