This content is not available in your region

Una caravana de 6 000 migrantes se dirige a Ciudad de México para exigir sus derechos al Gobierno

Access to the comments Comentarios
Por Blanca Castro  con Agencia EFE
euronews_icons_loading
Una caravana de migrantes se dirige al norte por la carretera costera a las afueras de Huehuetan en el estado de Chiapas, México, el 24 de octubre de 2021.
Una caravana de migrantes se dirige al norte por la carretera costera a las afueras de Huehuetan en el estado de Chiapas, México, el 24 de octubre de 2021.   -   Derechos de autor  AP / Marco Ugarte

En México, una nueva caravana de migrantes está decidida a continuar su camino y parece que no hay autoridad capaz de detenerla. Este sábado, luego de unas tres horas de recorrido, la caravana conformada por unos 6 000 migrantes enfrentó y rompió el primer cerco de agentes de la Guardia Nacional y de la Policía estatal.

En la acción, los migrantes se tomaron de la mano, formaron un bloque y avanzaron hacia la línea de fuerzas federales mexicanas, que los esperaban con equipos antimotines en un paso a desnivel.

Entre empujones, golpes y gritos, pasaron corriendo el bloqueo que desplegaron los agentes. En la contención de la caravana varias mujeres de la Guardia Nacional fueron arrolladas por la multitud y cayeron al piso.

El choque, que duró unos 30 minutos, dejó lesionados a varios niños y mujeres que fueron atendidos por personal de Protección Civil que acompaña la marcha.

La caravana partió desde el campamento para migrantes en la ciudad de Tapachula, en el estado de Chiapas. Los viajeros son en su mayoría procedentes de Haití, El Salvador, Honduras y Guatemala; aunque también hay presencia de suramericanos.

Tras varios meses de bloqueo administrativo a sus demandas, los migrantes han decidido abandonar el campamento y caminar hasta Ciudad de México para exigir respuestas a las autoridades. De allí continuarán su ruta hacia Estados Unidos.

El objetivo es recorrer unos 1 160 kilómetros hasta la capital mexicana. La caravana va a paso lento para evitar que las mujeres embarazadas y niños queden rezagados. Sin embargo, la desesperación por huir de la violencia y encontrar una vida mejor en otras fronteras, hacen que estos caminantes apresuren el paso.

Algunos dicen tener sus documentos en regla para viajar y que las autoridades mexicanas no les permitían salir del campamento en Tapachula, por lo que comenzaron a sentir la ciudad como una cárcel.

El representante del Instituto Nacional de Migración en Chiapas acusa a las autoridades de ofrecer información confusa a los migrantes, diciéndoles falsamente que obtendrán alguna estancia legal en México.

La región vive una ola migratoria sin precedentes desde comienzos de año, con un flujo histórico de 147 000 indocumentados detectados en México de enero a agosto, el triple de 2020.

Editor de vídeo • Blanca Castro