This content is not available in your region

Crisis en la frontera de Polonia y Bielorrusia

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Crisis en la frontera de Polonia y Bielorrusia
Derechos de autor  Michel Euler/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Mientras el Senado polaco debate la construcción de un muro fronterizo decenas de inmigrantes esperan al raso en bielorrusia para entrar en la Unión Europea.

Es la forma de presión que envía el régimen de Aleksandr Lukasenko a la Unión Europea.

Mientras crecen las tensiones en la frontera entre Polonia y Bielorrusia, Euronews ha hablado en busca de respuestas, con el analista Gerald Knaus, del laboratorio de ideas Iniciativa de Estabilidad Europea.

"Nos enfrentamos a un dictador en el lado bielorruso que está dispuesto a dejar morir a la gente en la frontera, a atraerla a su país, a enviarla a la frontera. En los pantanos y ciénagas y en los bosques hace un frío glacial. No deja que se retiren y si la Unión Europea emprende una retirada violenta e ilegal, la gente quedará atrapada en medio. Y esto promete ser una tragedia humanitaria mortal".

"Lo que estamos viendo es una profunda crisis del Estado de Derecho en la que lo más importante, los fundamentos del Derecho Internacional, están siendo rotos por el grupo de democracias más ricas del mundo. La única manera de salir de esto es encontrar formas de control que sean humanitarias y que puedan obtener el apoyo de la mayoría".

Por el momento las víctimas del engaño están al raso, en territorio bielorruso a la espera de dar el salto y entrar en Polonia como vía para dirigirse principalmente a Alemania. Diariamente siguen llegando vuelos a Minsk con más inmigrantes.

A los inmigrantes que están ahora varados en la frontera les hicieron creer que un biullete de avión a Minsk era un salvoconducto automático para entrar en la Unión Europea.

La experiencia sufrida podría desincentivar a quienes creen que un vuelo a la capital bielorrusa implica un transbordo a Berlín en un par de días.

Están en una situación límite y el régimen de Kukasenko no va a permitirles volver atrás.

Fuentes adicionales • Enrique Barrueco (Comentario en off)