This content is not available in your region

Acusaciones cruzadas entre Rusia y la UE

Access to the comments Comentarios
Por Christopher Pitchers
euronews_icons_loading
Acusaciones cruzadas entre Rusia y la UE
Derechos de autor  from Euronews video

Aumentan las acusaciones entre Moscú y Bruselas a medida que se intensifica la crisis migratoria. Polonia ha desplegado miles de tropas adicionales en la frontera entre Polonia y Bielorrusia,

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha pedido a la UE que evite los dobles raseros para así resolver el problema actual. Defiende que los Veintisiete deberían ayudar a Minsk de la misma forma en la que se ayudó a Turquía a hacer frente a la llegada de refugiados: con dinero en efectivo.

Pero la comisaria europea de Migración, Ylva Johansson, insiste en que la atención debería centrarse en la emergencia humanitaria que se está viviendo. "Esta no es principalmente una crisis migratoria. Es una agresión de un régimen ilegítimo y desesperado. Y nuestra respuesta tiene que ser acorde con ello. Y es por eso que tenemos que hacer todo lo posible para evitar que más personas caigan en esta situación", ha asegurado la política sueca en declaraciones a Euronews.

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, está acusado de orquestar deliberadamente la crisis actual al a traer hacia Bielorrusia a miles de migrantes de países como Siria, Irak e Irán, para así empujarlos a cruzar las fronteras de la Unión Europea.

Bruselas asegura que quiere extender las sanciones más allá del régimen del líder autoritario. Este miércoles podría dar un primer paso a adelante sancionando a aerolíneas de terceros países sospechosas de tráficar con migrantes.

"Necesitamos sanciones extendidas frente al régimen bielorruso y la presidenta[de la Comisión] dijo que estaban explorando la posibilidad de introducir sanciones contra las aerolíneas de terceros países involucradas en el tráfico de migrantes", ha recordado la portavoz de la Comisión Europea, Dana Spinant.

Hasta ahora, la Comisión Europea no ha nombrado a ningún operador en concreto, pero se cree que Belavia, de propiedad estatal, sería una de las afectadas.

Minsk dice que no quiere empezar una guerra, pero un conflicto abriria las puertas a sus aliados en Moscú, que según Polonia, están detrás de la crisis fronteriza.