This content is not available in your region

Libia se compromete con unos comicios respaldados por la comunidad internacional

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
euronews_icons_loading
Libia se compromete con unos comicios respaldados por la comunidad internacional
Derechos de autor  Yoan Valat/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved

Los líderes libios reafirmaron este viernes en París su compromiso de garantizar el éxito de la transición del país a través de las tan esperadas elecciones del próximo 24 de diciembre. La comunidad internacional espera que estos comicios saquen a la nación norteafricana, rica en petróleo, de su caos de una década.

"Las conclusiones de esta conferencia responden a las aspiraciones del pueblo libio para la celebración simultánea de elecciones parlamentarias y presidenciales y para permitir la participación de todos los partidos y aceptar plenamente los resultados de las elecciones", ha señalado el líder del Consejo Presidencial transitorio, Mohamad al Menfi

Los participantes también pidieron la retirada de los mercenarios y de las fuerzas extranjeras de Libia, como se estipuló en el alto el fuego del año pasado, con la mediación de la ONU, que puso fin a los combates entre las facciones rivales del país.

"Turquía y Rusia también deben retirar sin demora sus mercenarios y fuerzas militares, cuya presencia amenaza la estabilidad y la seguridad del país y de toda la región", ha destacado el presidente francés, Emmanuel Macron.

La estabilidad política también permitirá resolver la crisis migratoria, que se ha agravado en los últimos tiempos y que tiene un impacto directo en Europa. El primer ministro de Italia,Mario Draghi, subrayó que la UE debe hacer más en este sentido:

"Estos desembarcos constantes en las costas italianas están haciendo que la situación sea insoportable. Por ello, la Unión Europea debe encontrar un acuerdo en este frente y nosotros mismos debemos invertir más en Libia. Debemos gastar más dinero en Libia para ayudar a los libios a establecer condiciones más humanas para esos migrantes".

El principal escollo reside en los requisitos para presentarse a estos comicios legislativos y presidenciales -estos últimos los primeros desde la independencia del país en 1951-.

La Comisión Suprema Electoral de Libia quiere que todos candidatos que se puedan presentar hayan dejado todas sus obligaciones tres meses antes del 24 de diciembre.

Esta condición ha abierto la posibilidad de que entre en carrera presidencial el mariscal Jalifa Hafter, un hombre fuerte del país que no fue invitado a esta conferencia.

El presidente del Consejo Supremo de Estado en Libia, una suerte de Senado impulsado por la ONU en 2015 durante su fallido proceso de paz-, Jaled al Mishri, no acepta esos requisitos y ha elevado una queja al Consejo de Seguridad para denunciar las irregularidades y violaciones legales en la organización de las elecciones.

Las conclusiones del encuentro no aludieron a estas fricciones, pero dejaron claro que apoyan el trabajo de la Comisión Suprema Electoral "en el plano técnico", como la inscripción de 2,8 libios en las listas electorales.

Los participantes coincidieron en la necesidad de aplicar sanciones internacionales si personas o entidades entorpecen el proceso electoral.

"No tenemos desacuerdos, las cuestiones legislativas dependen del Parlamento (bajo la órbita de Hafter). Hay leyes que han sido votadas, no hay discrepancia sobre la fecha del 24 de diciembre", respondió el líder del Consejo Presidencial transitorio libio, Mohamad al Menfi.

El primer ministro del gobierno de unidad nacional, Abdelhamid Dbeibah, se comprometió, por su parte, "a aceptar los resultados" del 24 de diciembre.

Draghi urgió en su intervención a que se haga "una ley electoral con el acuerdo de todos", en cuestión de "días". Italia es uno de los países más afectados por la inestabilidad de Libia, su antigua colonia.

De allí, han cruzado decenas de miles de inmigrantes hacia las costas transalpinas, un drama humano que el jefe de Gobierno italiano mencionó. "Hay que invertir más en Libia, gastar más dinero para crear condiciones humanas a esos inmigrantes".

Por su parte, Merkel pidió un acuerdo de "antemano" para que los resultados sean aceptados por todos y recordó que "no todo el mundo puede ganar".

Rusia y Turquía en la mira

En el documento difundido al término del encuentro, los asistentes se comprometieron a impulsar "una puesta en marcha sincronizada, progresiva y equilibrada del plan de acción" de retirada de mercenarios y combatientes extranjeros, a los que se vinculan a Rusia y Turquía.

Macron avanzó que el anuncio este jueves de la retirada de 300 supone solo un primer paso.

Durante los años en los que Hafter extendió su poder en el resto del país y levantó un infructuoso asedio a la capital, Trípoli, incorporó a sus filas a miles de mercenarios sudaneses, chadianos, árabes, europeos, sirios y rusos, y en particular a la Compañía Privada de Seguridad Militar (PSMC) Wagner Group.

Esta empresa, que se asocia con el Kremlin, se hizo famosa y temible en las guerras de Ucrania y Siria.

Por su parte, el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) sostenido por la ONU en Trípoli se defendió con la ayuda del Ejército turco y con miles de mercenarios sirios reclutados por Ankara entre los grupos salafistas de oposición a la dictadura de Bachar al Asad