This content is not available in your region

Gabriel Boric, el político que promete instaurar el estado de bienestar en Chile

Access to the comments Comentarios
Por Enrique Barrueco
euronews_icons_loading
Adversario declarado del neoliberalismo, la oferta electoral de Boric propone educación y sanidad gratuita.
Adversario declarado del neoliberalismo, la oferta electoral de Boric propone educación y sanidad gratuita.   -   Derechos de autor  AFP

Con 36 años recién cumplidos, Gabriel Boric se convertirá el próximo 11 de marzo en el presidente más joven de la historia de Chile. De clara ideología izquierdista, presentó su candidatura al frente de Apruebo Dignidad, coalición que reúne al Frente Amplio y al Partido Comunista. En la segunda vuelta, con un mensaje muy moderado y señalando como modelo social el estado de bienestar europeo, Boric se ganó el apoyo de un amplio espectro político.

Un marco político coherente para quien surgió a la vida pública de las manifestaciones estudiantiles de 2011 reclamando enseñanza gratuita en el país con una de las educaciones privadas más caras de toda América.

De ascendencia croata y española fue uno de los firmantes del llamado Acuerdo de Paz que acabó con las protestas en lo que fue su primera labor de negociador criticada entonces por parte de la izquierda radical.

Firmó el acuerdo político para convocar un plebiscito para cambiar la Constitución heredada de la dictadura.

Borich quiere acabar con el modelo neoliberal incrustado en la legislación chilena como herencia de la dictadura del general Augusto Pinochet tras su violento golpe de Estado contra Salvador Allende.

Ofrece más servicios públicos y la generalización de la enseñanza y la sanidad pública y gratuita. Suficiente, a pesar de los matices que ha incorporado, para ganarse la enemistad de toda la derecha chilena. Y también los apoyos de otras formaciones. Es el caso de la expresidenta de Chile Michelle Bachelet.

Jenny Pribble, profesora de ciencia política en la Universidad de Richmond ha observado la campaña de Boric:"En términos de hablar al centro, creo que en la segunda vuelta Gabriel Boric ha hecho un trabajo mucho más efizacaz en girar hacia el centro que Kast. Ha cambiado ligeramente sus posiciones en temas como las pensiones y la sanidad para hablar de asociaciones público-privadas. Creo que todo el mundo reconoce que con el congreso fragmentado va a ser difícil para cualquiera de los candidatos impulsar una agenda radical, por lo que creo que ha pivotado hacia el centro con bastante eficacia".

Realista con la correlación de fuerzas o de debilidades que se encontrará en el parlamento pero también de la fractura social de Chile, Boric no ha renunciado a impulsar a un modelo de desarrollo de país distinto, al cerrar su campaña electoral en Casablanca, cerca de Santiago:"Es tremendamente importante que cambiemos para avanzar en las transformaciones por las que estamos peleando; construir un Estado que garantice derechos, que garantice dignidad e igualdad es la única manera de tener estabilidad, porque no puede crecer un país que está fracturado socialmente"

Rechaza derivas autoritarias de Venezuela y Nicaragua con críticas explícitas. Critica sistemáticamente el individualismo en Chile con una población lastrada económicamente por pensiones privadas, educación privada y salud privada.

Boric es el contraste con su derrotado contrincante, José Antonio Kast, por edad, origen, trayectoria política y objetivos. Las propuestas de Gabriel Boric se acercan a la media de la socialdemocracia europea a la que busca equipararse en medidas de protección y bienestar social.