This content is not available in your region

El caso Djokovic se convierte en una cuestión de Estado para Serbia

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
El caso Djokovic se convierte en una cuestión de Estado para Serbia
Derechos de autor  Mark Dadswell/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved

El caso Djokovic se ha convertido en una cuestión de estado. El tenista serbio, el número del mundo, espera en un hotel de Melbourne la decisión de la justicia australiana de si es deportado o no por entrar en el país sin haberse vacunado. Mientras decenas de seguidores se manifiestan a las puertas del establecimiento, la primera ministra serbia mueve hilos para intentar que se le permita jugar el Open de Australia. 

Ana Brnabic, mantuvo el sábado una conversación "constructiva" con la jefa de la diplomacia de Australia, Marise Peyne. "El Gobierno de Serbia está dispuesto a ofrecer cualquier garantía para Novak, para que le dejen entrar en Australia. El presidente también está involucrado", añadió la jefa del Ejecutivo serbio.

Las autoridades aduaneras australianas rechazaron la entrada de Djokovic al llegar al aeropuerto por no llevar consigo el carnet de vacunación. Tras recurrir para no ser expulsado de inmediato, sus abogados han presentado dos exenciones médicas que supuestamente certifican que pasó la COVID-19 a mediados de diciembre. El primer ministro australiano advirtió que no habría excepciones a la regla, muy estricta, pero también muy eficaz a tenor del daño causado por la pandemia. 

Djokovic, que nunca ha aclarado si se ha vacunado o no, conocerá este lunes su suerte. Si ganase el Open de Australia se convertiría en el mejor jugador de la historia.