This content is not available in your region

Las elecciones presidenciales en Italia, más importantes que de costumbre

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Las elecciones presidenciales en Italia, más importantes que de costumbre
Derechos de autor  Andrew Medichini/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved

Son muchas las razones que hacen de nuevo interesantes las elecciones presidenciales en Italia. Pero ninguna como la candidatura del mismísimo Silvio Berlusconi, que tras dirigir cuatro Gobiernos y con varias condenas judiciales a sus espaldas vuelve al ruedo de la política dispuesto a todo.

Bien es cierto que sus opciones son escasas, aunque la verdadera cuestión es si los distintos partidos del Parlamento siguen necesitando de una u otra manera al ex primer ministro.

"La presencia continua de Berlusconi no dice nada bueno de la política italiana", explica el Decano de la Escuela de Gobierno LUISS, Giovanni Orsina. "En otras palabras, nos dice que la política no es capaz de renovarse y muestra que está totalmente desestructurada. Las instituciones de este país no son capaces de formar una nueva clase de líderes políticos".

Orsina recuerda también cómo "Berlusconi quiere terminar su carrera política con un gran aplauso, teniendo a todo el país de su lado dispuesto a reconocer su importancia y no hay mejor manera de hacerlo que siendo elegido presidente de Italia".

A diferencia de las elecciones pasadas, esta vez parece que hay mucho en juego, como se encarga de recordarnos por su parte Francesco Clementi, profesor de Derecho Público Comparado de la Universidad de Perugia: "Esta vez sabremos quién será el próximo primer ministro y quién se encargará de poner en marcha el Programa NextGenerationEU. Pero estas elecciones también servirán para que el país salga lo antes posible de la pandemia, y se trata también de una reorganización general de los partidos políticos de cara a las elecciones generales de 2023.

Clementi destaca así mismo que "hay otro aspecto que marca la diferencia entre esta y las anteriores elecciones, y es el hecho de que esta vez tendrá un impacto en el resto de Europa. Lo que se decida en Roma tendrá efectos en Bruselas, París y Londres".

Italia, abonada a la inestabilidad

La credibilidad y el prestigio internacional de Mario Draghi le convierten en un candidato de peso a la presidencia, aunque entonces se abriría un nuevo problema: encontrarle un digno sucesor como primer ministro.

"Teniendo en cuenta lo que ha sucedido, creo que es muy probable que Draghi se vea obligado a permanecer en su puesto", opina Clementi. "Será más fácil acordar un nuevo presidente que encontrar a un segundo Draghi que sustituya al primer Draghi".

Italia es bien conocida por su inestabilidad política, y a un año de las próximas elecciones generales el temor a una nueva crisis de Gobierno es inevitable.

"No se pueden descartar tanto una crisis de Gobierno como unas elecciones anticipadas", reconoce Orsina. "Yo soy de los que creen que unas elecciones anticipadas no serían tan catastróficas como la mayoría de la gente piensa. No lo descartaría aunque es un escenario menos posible. Italia siempre ha sido inestable desde este punto de vista, pero sabe gestionar su falta de estabilidad. Al final siempre encuentra una solución. Siempre lo ha hecho".

Una cosa es segura: independientemente de quién se convierta en el próximo presidente de Italia, la campaña electoral pronto estará en pleno apogeo, con luchas políticas internas que podrían amenazar la aplicación de las reformas que el país necesita desde hace tiempo para conseguir fondos de la Unión Europea con los que salvar su economía.