This content is not available in your region

Silvio Berlusconi y el misterio de las elecciones presidenciales en Italia

Access to the comments Comentarios
Por Andrea Carlo
El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi saluda a los medios de comunicación tras una reunión con dirigentes de centro-derecha en Roma en diciembre de 2021
El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi saluda a los medios de comunicación tras una reunión con dirigentes de centro-derecha en Roma en diciembre de 2021   -   Derechos de autor  Roberto Monaldo/LaPresse

La noticia de que Italia va a tener un nuevo presidente a finales de este mes puede que no haga que los corazones se aceleren. Pero, si se profundiza un poco, es más interesante de lo que parece.

¿Cómo funciona las elecciones presidencial en Italia?

**En primer lugar, es una de las elecciones presidenciales más idiosincrásicas y misteriosas de Europa. **Mientras que en países como Francia son los ciudadanos quienes eligen al nuevo presidente en las urnas, en Italia lo hacen 630 diputados, 321 senadores y 58 representantes regionales.

**Lo más inusual es que, en lugar de limitarse a un político en activo, Italia permite optar al cargo a cualquier persona mayor de 50 años con "plenos derechos civiles". **El proceso, un tanto misterioso, que se desarrolla a lo largo de varias rondas hasta que un candidato obtiene la mayoría, ha suscitado comparaciones con el cónclave papal y constituye una excepción en Europa.

Esta complicada forma de elección ha dado lugar a que aparezcan como candidatos personas que no son políticos, como el hermano de Gianni Versace, Santo, la actriz Sophia Loren e incluso un jefe de la mafia 'Ndrangheta. En declaraciones a Euronews, Francesco Silvestri -diputado del Movimiento Cinco Estrellas- aclaró cómo acaban apareciendo algunos nombres inverosímiles.

"Hay acuerdos y maniobras que hacen que 10 o 15 votos sean para una persona concreta", dijo a Euronews. "Todo esto ocurre entre bastidores". El abogado y experto constitucional, Marco Ladu, explica además el motivo de la idiosincrasia del proceso, es decir, por qué los presidentes son elegidos en secreto por los legisladores y no por el público en general.

"Hay dos razones principales detrás de la peculiaridad de todo esto", afirma el abogado. "Para evitar que el presidente se contraponga a la voluntad de las dos cámaras [en el parlamento] y para asegurar que tenga la serenidad e independencia necesarias para desempeñar su función, cosas que podrían verse comprometidas con una elección directa".

Con residencia en el Palacio del Quirinal, el presidente de Italia, como jefe de Estado, debe velar por el cumplimiento de la Constitución. A diferencia del Primer Ministro, el Presidente de la República no tiene una función ejecutiva, sino que representa el "punto de conexión" entre los tres poderes.

Aunque su función es en gran medida ceremonial, el presidente puede ejercer su influencia, por ejemplo, en el nombramiento de primeros ministros o, como jefe de las fuerzas armadas italianas, durante las guerras y otras emergencias nacionales.

¿Por qué se celebran ahora las elecciones?

Porque Sergio Mattarella, al llegar al final de su mandato de siete años, dejará el cargo. Ha presidido múltiples crisis -como la pandemia del COVID-19- y es ampliamente percibido como un faro de estabilidad en una época especialmente convulsa.

Mattarella goza de un amplio apoyo público, por lo que encontrar un sustituto ha sido todo un reto. La lista de candidatos propuestos incluye caras nuevas y no tan nuevas, como el controvertido ex primer ministro y magnate de los medios de comunicación, Silvio Berlusconi. Ha contribuido a convertir estas elecciones en una de las más acaloradas que se recuerdan en el país.

¿Quiénes son las alternativas a Berlusconi?

Ahora que Italia se acerca a la primera vuelta, el 24 de enero, se han barajado varios nombres como posibles candidatos, aunque, debido al secreto del proceso, es difícil hacer pronósticos fiables. El actual Primer Ministro italiano, Mario Draghi, es percibido como una opción popular para el cargo, aunque algunos comentaristas e inversores temen que su pronta salida del gobierno pueda dejar al país en una posición inestable.

Incluso ha habido sugerencias, especialmente populares dentro del Movimiento Cinco Estrellas, de que Mattarella podría ser elegido de nuevo para la candidatura. Sin embargo, de todas las sugerencias actuales, ninguna es tan famosa -e intensamente polarizante- como Berlusconi.

Berlusconi, de 85 años, gobernó Italia tres veces entre 1994 y 2011, como jefe de la coalición de centro-derecha del país, que reunía a democristianos moderados, postfascistas de línea dura, separatistas del Norte e incluso un puñado de socialdemócratas.

A lo largo de sus mandatos, Berlusconi se vio envuelto en una serie de escándalos que han entrelazado su vida privada y pública, desde informes sobre orgías "Bunga Bunga" y acusaciones de solicitar servicios sexuales a un niño hasta acusaciones de corrupción y vínculos con el crimen organizado.

Mientras que sus partidarios le han alabado por su supuesta visión empresarial y su atractivo magnético, ha sido condenado por sus detractores por fomentar supuestamente una cultura de favoritismo al estilo de los Borgia y por utilizar sus populares canales de televisión como vehículos de propaganda electoral.

Sus delitos ante el tribunal de la opinión pública pueden haber sido muchos y diversos, pero fue la evasión de impuestos lo le llevó a los tribunales. En 2013, fue condenado por el Tribunal Supremo de Italia por evadir alrededor de 7 millones de euros en impuestos a través de su empresa, Finivest, lo que le valió una condena de cuatro años de prisión (reducida a un año de servicios comunitarios) y la inhabilitación para ejercer cargos públicos durante seis.

Este historial puede hacer que sea un candidato poco probable para la seriedad ceremonial que se espera de un presidente y, sin embargo, ahora es el candidato del centro-derecha: la Liga Norte, populista y dura, encabezada por el ex viceprimer ministro Matteo Salvini, y los Hermanos de Italia (Fratelli d'Italia), cuya líder, Giorgia Meloni, es la nueva estrella de Italia en las encuestas, se han unido oficialmente a su aliado de coalición para apoyar su candidatura presidencial. Todo ello a pesar de las discrepancias en el seno del bloque -el propio líder del grupo de la Liga en la Cámara de Diputados, Riccardo Molinari, lo calificó de "divisivo"- y de la tensa relación de Salvini con Berlusconi, al que ya había criticado anteriormente.

“Terribles consecuencias"

Euronews ha hablado con Alex Bazzaro, diputado de la Liga Norte desde 2018 y antiguo responsable de las redes sociales de Salvini, para conocer su opinión sobre las próximas elecciones presidenciales.

Con solo 34 años, Bazzaro es uno de los miembros más jóvenes de la Cámara Baja y le faltaban diez días para cumplir siete años cuando Berlusconi ganó sus primeras elecciones generales en 1994. Ahora, Bazzaro apoyará con entusiasmo la presidencia de Berlusconi.

"Es la primera vez que la [coalición] de centro-derecha presenta su propio candidato presidencial, y eso es algo bueno", afirma Bazzaro. "La voluntad pública está ahí para que sea el líder del país".

Cuando se le pregunta si los escándalos y las polémicas de Berlusconi podrían resultar impopulares entre el electorado de la Liga -que se siente atraído en gran medida por el inquebrantable mantra de la ley y el orden del partido-, Bazzaro reitera su opinión de que sus votantes "apreciarán que el centro-derecha haya presentado y se haya unido tras su propio candidato".

La respuesta de Bazzaro a las acusaciones de Molinari de que una presidencia de Berlusconi podría resultar divisiva: "Si es divisivo, es sólo con la izquierda".

De hecho, la posible elección de Berlusconi ha dejado a muchos en el otro lado del espectro político, e incluso a los antiguos aliados de la coalición gubernamental de la Liga -el Movimiento Cinco Estrellas- profundamente preocupados.

Silvestri, que vota por primera vez en las elecciones presidenciales, está especialmente horrorizado por la propuesta. "Si Berlusconi llegara a ser presidente, sería algo muy malo para nosotros", confesó a Euronews. "Como movimiento, nacimos en contra de todo lo que representa, sobre todo teniendo en cuenta sus numerosos juicios y las acusaciones de vínculos con la mafia.

"Tendría terribles consecuencias no sólo para la imagen de Italia, sino para su credibilidad internacional y, por tanto, para la economía”."Después de todo lo que ha pasado el país, Italia simplemente no puede permitirse tener a Berlusconi como presidente".

Los encuestadores predicen actualmente que es probable una presidencia de Draghi, pero no descartan las posibilidades de Berlusconi. Un sondeo reciente sugiere que es la segunda opción favorita de los italianos para el cargo, lo que demuestra su atractivo duradero -aunque fuertemente divisivo- entre el público.

Cada día de la semana, Uncovering Europe le trae una historia europea que va más allá de los titulares. Descargue la aplicación de Euronews para recibir una alerta diaria de esta y otras noticias de última hora. Está disponible en dispositivos Apple y Android.