This content is not available in your region

Posible subida del precio de la energía por la crisis de Ucrania

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Las instalaciones de desembarco del gasoducto "Nord Stream 2" en Lubmin, norte de Alemania, 15/2/2022d
Las instalaciones de desembarco del gasoducto "Nord Stream 2" en Lubmin, norte de Alemania, 15/2/2022d   -   Derechos de autor  Michael Sohn/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved

Hasta este mismo martes, Berlín se había resistido a desconectar el gasoducto Nord Stream 2 de Rusia a pesar de las fuertes presiones de Estados Unidos y de algunos países europeos para que lo hiciera.

La decisión de paralizar el proceso de certificación del mismo, criticada por Moscú, es un movimiento significativo para el gobierno alemán.

El gasoducto, de 1.230 kilómetros de longitud y situado bajo el Mar Báltico, conecta directamente el gas ruso con Europa a través de Alemania. Ya está terminado pero aún no en funcionamiento.

El plan original era que el 90% del gas que llegara a Alemania se distribuyera hacia el este y el sur de Europa.

El gasoducto se ha convertido en uno de los principales objetivos de los gobiernos occidentales, que intentan ejercer presión sobre Rusia para disuadirla de realizar más movimientos militares contra su vecino.

El gigante gasista estatal Gazprom afirma que satisfará la creciente necesidad de gas natural asequible de Europa y complementará los gasoductos existentes a través de Bielorrusia y Ucrania. También ofrecería una alternativa al envejecido sistema ucraniano

Scott Lucas, profesor emérito de política estadounidense de la Universidad de Birmingham explica:"Nord Stream 2 habría aportado miles de millones de dólares cada año a la economía rusa. Una economía rusa débil. En realidad, esto pone de relieve que Vladímir Putin, como parte de su mayor apuesta personal para hacer que Ucrania forme parte de la gran Rusia, está dispuesto a sufrir ese daño económico; al menos él no lo sufrirá personalmente, pero los rusos sí. Nord Stream 2 será sólo el comienzo -creo- de una serie de pasos económicos que demuestran que Occidente tiene una respuesta muy clara a lo que persigue el señor Putin".

Washington lleva años argumentando que la construcción de otro gasoducto que lleve el gas natural de Rusia a Alemania aumenta la dependencia de Europa del suministro energético ruso.

Nord Stream 2 plantearía riesgos para Ucrania y Polonia porque permitiría que Rusia dejara de bombear gas a través de esos países.

El gobierno alemán dijo a principios de este mes que las reservas de gas en el país habían caído a niveles preocupantes en medio de la crisis energética.

El precio del gas en el mercado al contado en Europa era de 829 euros (940 dólares) por mil metros cúbicos el martes. A finales de diciembre era de 1.743 euros (casi 2.000 dólares), en medio del nerviosismo por la crisis de Ucrania, y desde entonces los precios han bajado porque Europa se ha asegurado más GNL. (gas natural licuado)

Incluso si el conflicto de Ucrania se agrava, muchos piensan que Rusia no cortará el suministro a Europa debido a esta interdependencia, y los funcionarios rusos han subrayado que no tienen intención de hacerlo.

Pero lo que sí se espera es una nueva subida de los precios del gas. El ex presidente ruso Dmitri Medvédev tuiteó el martes por la tarde que los precios del gas se dispararían para los europeos tras la decisión de Alemania.

Fuentes adicionales • Enrique Barrueco (Voz en off)