This content is not available in your region

Más de 3,5 millones de personas han huido de la invasión rusa de Ucrania

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con AP
euronews_icons_loading
Los ucranianos desplazados en un tren con destino a Polonia se despiden en Lviv, el martes 22 de marzo de 2022.
Los ucranianos desplazados en un tren con destino a Polonia se despiden en Lviv, el martes 22 de marzo de 2022.   -   Derechos de autor  Bernat Armangue/The Associated Press

El flujo de refugiados ucranianos es constante a través del paso fronterizo de Medyka en Polonia.... Según la ONU, el número de personas que han huido de la guerra en Ucrania supera ya los 3 millones y medio, lo que constituye la peor crisis de refugiados en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. La inmensa mayoría son mujeres y niños.

"Huimos cuando empezaron los bombardeos, por eso decidimos dejar nuestra casa. Explotaron misiles a medio kilómetro de donde estabamos. Daba mucho miedo, por eso decidimos abandonar nuestra casa. Dejé a mi marido que se quedó solo en casa", señala una mujer que huye de la invasión rusa.

Con más de 2'1 millones de refugiados, Polonia encabeza la lista de países de acogida, seguida de Rumanía y Moldavia. La OMS estima que medio millón de los refugiados que han llegado a Polonia necesitan atención de salud mental y que 30.000 de ellos sufren enfermedades mentales graves.

Ante la magnitud del drama, el periodista independiente ruso Dmitry Muratov ha decidido subastar la medalla del Premio Nobel de la Paz que le fue concedida en 2021 para recaudar fondos para los refugiados ucranianos. Desde el diario independiente Novaya Gazeta, del que es director, ha hecho un llamamiento a la gente para que "comparta con los refugiados, los heridos y los niños que necesitan tratamiento urgente todo lo que sea querido y tenga valor para los demás".

Muratov está preguntando a las casas de subastas sobre la posibilidad de organizar una venta.

Muratov dijo el año pasado que iba a donar su parte del dinero del premio Nobel a causas como la de los medios de comunicación independientes, un hospicio de Moscú y la atención a niños con problemas de columna. Dijo que no se quedaría con nada.