This content is not available in your region

La policía de Nueva York busca a su primer sospechoso por el tiroteo en el metro de Brooklyn

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español  con EFE
euronews_icons_loading
La policía de Nueva York busca al primer sospechoso del tiroteo en el metro de Brooklyn
La policía de Nueva York busca al primer sospechoso del tiroteo en el metro de Brooklyn   -   Derechos de autor  AP

La policía de Nueva York trata de localizar al hombre que alquiló un furgoneta abandonada cerca del lugar del tiroteo de este martes en el metro de la ciudad. Se trata de Frank James, un hombre negro de 62 años de edad y catalogado como "persona de interés" dentro de la investigación, ya que las llaves del vehículo aparecieron en la estación, además de una tarjeta de crédito. Las autoridades ofrecen hasta 50.000 dólares a todo aquel que pueda dar información que lleve a la localización del sospechoso.

23 personas resultaron heridas, 10 de ellas por impactos de bala, después de que el atacante hiciera detonar dos granadas de humo y abriera fuego en la estación de la calle 36 de Brooklyn antes de huir del lugar, a las 8 y media de la mañana hora local. 

"La última vez que hubo un tiroteo masivo en nuestro sistema de metro fue, creo, en 1984", contaba a los medios la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul. "Así que no quiero actuar como si esto fuera una experiencia normal en nuestro metro. Esto es una rareza, pero una incidencia de este tipo es una incidencia de más".

"Cuando salí, vi una nube de humo, y vi gente y tirada en el suelo y mucho caos", contaba un testigo de lo ocurrido. "Inmediatamente me dijeron que corriera, así que eso fue lo que hice, hasta que conseguí salir de la estación". "Da miedo que pase esto, sabiendo que hay gente herida en el tren. Definitivamente fue aterrador", decía otro ciudadano.

La policía también ha encontrado una pistola semiautomática en el lugar de los hechos, así como un hacha y diversos artefactos incendiarios. Todavía se desconoce el motivo de un ataque que afortunadamente no deja víctimas mortales.