This content is not available in your region

Gas licuado estadounidense, ¿parche o alternativa real para Europa frente a Rusia?

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Metanero procedente de Qatar llega al puerto báltico de Swinoujscie
Metanero procedente de Qatar llega al puerto báltico de Swinoujscie   -   Derechos de autor  Lukasz Szelemej/Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved.

En la costa de Luisina, en Estados Unidos, las plantas de gas trabajan a marchas forzadas. El objetivo, suministrar gas licuado a Europa como alternativa al gas ruso.

Estas fábricas convierten en líquido el gas para reducir su volumen y poder transportarlo en grandes buques metaneros hacia el Viejo Continente.

"Vamos a ver cada vez más barcos de este tipo en nuestros puertos para garantizar la seguridad energética de Europa", asegura Eric Festa, director de actividades industriales de GNL de Total Energies.

Estados Unidos se ha comprometido a incrementar este año en 15 000 millones de metros cúbicos su suministro de gas a Europa.

"En los tres primeros meses de 2022, las importaciones de Estados Unidos ya han alcanzado los niveles del año pasado, así que probablemente vamos a triplicar o cuadruplicar las importaciones de gas licuado estadounidense", añade Festa. 

¿Es el gas estadounidense una alternativa al gas ruso?

¿Pero puede realmente este gas estadounidense ser una alternativa al gas ruso? Según los especialistas, solo a corto y medio plazo y de forma parcial, pues pese al aumento, este año apenas compensará el 10 % de los suministros rusos.

Además el gas licuado presenta inconvenientes: el transporte en barco es más caro y en destino se necesita que existan plantas regasificadoras para que el combustible vuelva su estado gaseoso.

Plantas regasificadoras concentradas en el sur. Alemania no dispone de ninguna planta

Como se observa en el mapa, esas plantas que están concentradas en el sur de Europa y, muy particularmente, de España, que cuenta con siete terminales que suponen el 25 % de la capacidad de regasificación de la Unión Europea. Sin embargo Alemania, uno de los países más expuestos al gas ruso, no dispone de ninguna planta, por lo que prevé construir dos a toda prisa.

euronews
Plantas regasificadoras en Europaeuronews

Entretanto, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, apuesta por la fortaleza del bloque comunitario para hacer frente a la situación.

"Tenemos capacidad para rebombear los suministros de gas y distribuirlos entre nosotros, porque no solo hay un tránsito unidireccional, una vez dentro de la Unión Europea el gas puede circular de un país a otro", dice Borrell. 

Joe Biden: "Trabajamos con otros países para ayudar a los aliados europeos"

El presidente estadounidense, Joe Biden, promete, por su parte, más ayuda a Europa.

"Estamos trabajando con países como Corea, Japón, Qatar y otros para apoyar nuestro esfuerzo por ayudar a los aliados europeos amenazados por Rusia, con el gas, el chantaje y sus necesidades energéticas de otras maneras. La agresión no ganará. Las amenazas no ganarán", dijo Biden.

Los países más dependientes del gas ruso, en Europa del Este y los Balcanes buscan de forma urgente suministradores alternativos a en un mercado muy ajustado. La Unión Europea negocia, entre otros países, con Qatar, Noruega o Azerbaiyán.

La amenaza ha tomado cuerpo con el corte de suministro de gas ruso a Polonia y Bulgaria. Este último país es el que se encuentra en una situación más crítica, pues depende por completo de las importaciones energéticas rusas. En cuanto a Polonia, algunas ciudades ya se están enfrentando a un suministro de gas intermitente tras las sanciones impuestas por las autoridades polacas a los proveedores de energía vinculados a Rusia.