This content is not available in your region

El proyecto de ferrocarril del presidente López Obrador pone en peligro los cenotes mexicanos

Access to the comments Comentarios
Por Santiago Martin Martinez  & AFP
euronews_icons_loading
En esta fotografía del 4 de enero de 2013, una pareja toma una foto mientras nada en el Gran Cenote, una cueva de agua cerca de Tulum, México.
En esta fotografía del 4 de enero de 2013, una pareja toma una foto mientras nada en el Gran Cenote, una cueva de agua cerca de Tulum, México.   -   Derechos de autor  MANUEL VALDES/MANUEL VALDES

Los cenotes mexicanos están en peligro. El presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, planea construir un enlace ferroviario que conecte centros turísticos del Caribe y las ruinas arqueológicas. El mes pasado, los activistas consiguieron que un juez suspendiera las obras de una parte del Tren Maya, argumentando que el proyecto amenaza miles de estos ríos y cuevas submarinas.

Tania Ramírez, espeleóloga y activista, afirma: "A cada paso que das puedes encontrar una cueva y muchas veces le dicen: no, es que no está sobre el trazo, está al lado. Pero esa misma que está al lado puedes tu entrar y pasar por debajo. Esta se va hacia allá. Entonces está todo debajo. Estamos ahora arriba de una cueva seguramente. No necesariamente podemos entrar pero seguramente estamos arriba de una cueva."

El presidente del país niega que el proyecto afecte a los cenotes y, a pesar de esta pausa temporal, aseguró el viernes que las obras del Tren Maya concluirán a finales de 2023. Según Lenin Betancourt, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial de la Riviera Maya, este proyecto beneficiará a todo el país.

"Es tan complejo por el éxito turístico mismo pero tenemos que combatir esa parte de la pobreza misma en el mismo sureste y este proyecto va a beneficiar a todo el país", Lenin Betancourt.

El juez pausó las obras debido a la falta de estudios de impacto ambiental. Los ecologistas insisten en que rehagan el proyecto y que la red ferroviaria se aleje de la selva.

Otto von Bertrab, espeleólogo y activista, insiste: "La solución es muy sencilla: ya no se vayan por la selva, no lo planearon bien, no era el lugar. Es un error. Vuelvan a la carretera y hagan un tren viable, un tren que se pare en todos los hoteles, en todos los pueblos. Que le sirva a los trabajadores, que le sirva a los turistas, que sea económicamente viable".

Según los expertos, este proyecto podría causar daños severos en el ecosistema. Estos efectos podrían llegar al manglar en la costa y finalmente al arrecife de coral en el mar.