This content is not available in your region

Unas 300 personas protestan en Madrid contra la impunidad del rey emérito

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
euronews_icons_loading
Manifestación en contra de la impunidad del rey emérito en España
Manifestación en contra de la impunidad del rey emérito en España   -   Derechos de autor  Captura de TVE

Unas 300 personas se han manifestado en Madrid este domingo en contra de la impunidad del rey emérito, según datos de la Delegación del Gobierno. La protesta se produce en medio de la visita que está haciendo Juan Carlos I. "El borbón a prisión por corrupto y por ladrón", gritaban los manifestantes.

Están indignados con que sea recibido entre aplausos y vivas al rey, sin haber respondido por los comportamientos irregulares que acreditó la fiscalía. Estos no fueron perseguidos por entre otras cuestiones la inviolabilidad de la que gozó el rey hasta junio de 2014 o la prescripción de determinados hechos.

"Los monárquicos tendrían que ser los primeros indignados con esta actitud que ha tenido el emérito", apuntaba una de las manifestantes. 

"Lleva cuarenta años robando, dilapidando el dinero de todos los españoles y que encima se le aplauda, es una vergüenza", destacaba Emilio Grande, jubilado y miembro de la Coordinadora de Pensionistas.

"Esta ocupando titulares de que vuelve, que viene a una regata, que se sube en el Bribón, que baja, que se va de festines y sin dar explicaciones y que haya gente que diga que no tiene por qué darlas porque es inviolable. No, señores y señoras. Aquí, si es verdad que la gente dice que todos los españoles somos iguales ante la ley, que se demuestre. No puede ser que queden acreditados más de diez delitos que se han cometido y aquí no suceda nada", señalaba Vanessa Lillo, diputada de Podemos en la Asamblea de la Comunidad de Madrid.

Mientras en Sanxenxo en Galicia el rey continuaba con su viaje. Este domingo ha aprovechado para disfrutar de nuevo de su pasión por la vela. 

El rey emérito Juan Carlos I, que verá mañana a su familia en Madrid, casi dos años después que se marchara de España a Abu Dabi, afimó este domingo ante preguintas de la prensa que espera del encuentro "muchos abrazos", pues tiene "muchas" ganas de "ver a la familia".

Juan Carlos de Borbón fue más explícito al regresar esta tarde de la regata en la que ha participado en la localidad gallega de Sanxenxo (noroeste), ya que por la mañana, al ser preguntado por lo mismo rehusó responder y afirmó: "Pregunta, pregunta tú", para, a continuación, zanjar de forma cortante con la siguiente afirmación: "Yo estoy aquí, en Sanxenxo", y cerrar el asunto con un gesto con la mano.

Según informaciones de prensa, la presencia de Juan Carlos I en España, y la atención que ha causado su estancia en la opinión pública y medios de comunicación. ha provocado cierto grado de incomonidad en su hijo y actual monarca.

Juan Carlos de Borbón, que ostenta el título de rey emérito desde que abdicó a favor de su hijo en 2014, regresó a España el pasado jueves día 19, por primera vez después de que saliera en agosto de 2020, tras conocerse sus controvertidos negocios en el extranjero y las posibles ilegalidades en los mismos.

Ese año, la Fiscalía del Tribunal Supremo le abrió tres investigaciones: por supuestas comisiones millonarias por las obras del tren de alta velocidad a La Meca (Arabia Saudí), por un caso de presuntas donaciones no declaradas y otro de posible ocultación fondos en paraísos fiscales, aunque en marzo de este año fueron archivadas.

Su primer destino al regresar a su país fue la región de Galicia (noroeste), donde se aloja en casa de un amigo de su círculo más íntimo, y participa estos días en una regata de vela, uno de sus deportes favoritos, en la localidad de Sanxenxo y que finaliza hoy.

Desde su llegada a esa localidad, se le ha visto todos los días ir al club náutico para hacerse a la mar rodeado de sus amigos, y siempre seguido por un nutrido número de periodistas, ya que su regreso ha causado una gran expectación.

Será este lunes, el quinto día de su estancia en España, cuando se reunirá en Madrid con su hijo, Felipe VI, después de más de dos años de distanciamiento, que el actual jefe de Estado marcó respecto a su padre al conocer los negocios irregulares en el extranjero.