This content is not available in your region

EE. UU. | Senadores llegan a un primer acuerdo bipartidista sobre el control de armas

Access to the comments Comentarios
Por Blanca Castro  con Agencia EFE
euronews_icons_loading
El acuerdo propone medidas de mínimos después de los tiroteos masivos en un supermercado de Buffalo (Nueva York) y en una escuela de Uvalde (Texas).
El acuerdo propone medidas de mínimos después de los tiroteos masivos en un supermercado de Buffalo (Nueva York) y en una escuela de Uvalde (Texas).   -   Derechos de autor  AP / Peter Hvizdak

Un grupo de senadores republicanos y demócratas alcanzaron un principio de acuerdo para aumentar el control sobre las armas de fuego.

Según un comunicado, el acuerdo de los 20 senadores -10 demócratas y 10 republicanos- incluye una revisión del proceso de compra de armas para los menores de 21 años y la extensión de las llamadas leyes de "alerta de peligro", ya vigentes en estados como California y Nueva York. Estas permiten confiscar las armas de fuego de quienes representen un peligro para terceros o para sí mismos.

Todo apunta que el acuerdo bipartidista logrará los apoyos necesarios para ser aprobado en el pleno del Senado, donde los demócratas gozan de una muy ajustada mayoría y necesitan apoyos republicanos para casar adelante casi cualquier iniciativa.

Otra de las medidas incluidas en el paquete está diseñada para acabar con lo que se ha venido a bautizar como "el vacío del novio", por el cual hasta ahora si alguien es acusado de violencia doméstica sin estar casado, se le permite seguir teniendo armas en propiedad, algo que no ocurre en el caso de las personas casadas.

Además de restringir ligeramente el acceso a las armas a determinadas personas y en según qué circunstancias, el acuerdo también incluye más fondos para recursos de salud mental y para reforzar la seguridad en las escuelas, dos aspectos en los que insisten los defensores de las armas cada vez que hay un tiroteo mediático.

El acuerdo es significativo por el hecho de que cuente con apoyos de ambos partidos -si se aprueba, sería la mayor reforma legislativa sobre armas de fuego en treinta años-, pero queda muy lejos de las propuestas de la Casa Blanca y de la mayoría de representantes del Partido Demócrata, mucho más restrictivas.

Antes de llegar al despacho oval para ser ratificado por el presidente, el acuerdo deberá presentarse como proyecto de ley y ser aprobado tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes.