This content is not available in your region

Canadá y Dinamarca se reparten una pequeña isla del Ártico, poniendo fin a disputa por propiedad

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Canadá y Dinamarca se reparten una pequeña isla del Ártico, poniendo fin a disputa por propiedad
Canadá y Dinamarca se reparten una pequeña isla del Ártico, poniendo fin a disputa por propiedad   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Nikolaj Skydsgaard

COPENHAGUE, 14 jun – Dinamarca y Canadá se repartirán la pequeña isla deshabitada del Ártico conocida como Hans, poniendo fin a una disputa de casi 50 años sobre su propiedad, en un acto de diplomacia en gran medida simbólico destinado a evitar tensiones en la región ártica.

Los dos aliados de la OTAN han mantenido una disputa, en su mayor parte amistosa, por la isla, situada a la misma distancia entre Groenlandia y la isla canadiense de Ellesmere, desde 1971, cuando salieron a la luz sus reivindicaciones rivales.

Groenlandia es un territorio autónomo dentro del Reino de Dinamarca. Deja en manos de Copenhague la gestión de ciertos ámbitos políticos, como la política exterior y de seguridad.

Canadá y Dinamarca dividirán la isla de 1,2 kilómetros cuadrados en dos partes casi iguales a lo largo de una hendidura natural en el afloramiento rocoso, según el acuerdo publicado por el Ministerio de Asuntos Exteriores danés el martes.

Algunos consideran el acuerdo pacífico como una señal de acercamiento entre los Estados árticos de la OTAN, ya que el aislamiento de Rusia por su invasión de Ucrania ha suscitado preocupaciones de seguridad tras décadas de calma en la región.

“Realmente es una señal para las otras partes con intereses allí arriba, de que esta es la manera de hacerlo. Aunque no sé si es realista mientras Rusia esté involucrada”, dijo a Reuters el historiador militar del Real Colegio de Defensa de Dinamarca, Soren Norby.

La isla lleva el nombre del explorador groenlandés Hans Hendrik, que participó en la primera expedición a la isla en 1853. Se llama Tartupaluk en groenlandés, que se traduce como “con forma de riñón”.

Ninguno de los dos países conocía la reclamación del otro sobre la isla hasta una reunión bilateral celebrada en 1971 para discutir los límites territoriales.

Desde la década de 1980, responsables, científicos y soldados de Dinamarca y Canadá han visitado la isla, turnándose para retirar la bandera del otro país e izar la suya.

Incluso se convirtió en tradición que los visitantes dejaran una botella de whisky canadiense o de aguardiente danés para que sus rivales la encontraran en su próxima visita, según los medios de comunicación.

En 2018, los dos países decidieron establecer un grupo de trabajo conjunto para resolver la disputa, poniendo fin a su política de décadas de “acuerdo en desacuerdo”. El acuerdo será firmado formalmente por los ministros de ambos países tras su aprobación parlamentaria.

Con el acuerdo, Canadá y Dinamarca han establecido la frontera marítima más larga del mundo, de 3.882 kilómetros, que abarca desde el mar de Lincoln, en el norte, hasta el mar de Labrador, en el sur, dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores.