This content is not available in your region

Malta le impide abortar a una turista con un embarazo no viable y cuya vida está en peligro

Access to the comments Comentarios
Por Joshua Askew  & Euronews
euronews_icons_loading
Andrea Prudente realizaba su primer viaje de vacaciones con su pareja a Malta.
Andrea Prudente realizaba su primer viaje de vacaciones con su pareja a Malta.   -   Derechos de autor  Vía Jay Weeldreyer / Euronews

La vida de una mujer estadounidense corre grave peligro después de que los médicos malteses se negaran a concederle un aborto que podría salvarle la vida tras una urgencia médica, según ha declarado a Euronews su pareja, Jay Weeldreyer.

Andrea Prudente, que estaba de vacaciones en Malta con Weeldreyer para pasar la "luna de miel", sufrió una rotura prematura de aguas el jueves.

A pesar de que su feto de 16 semanas ya no era viable y de los graves riesgos para su vida, los médicos le dijeron a Prudente, de 38 años y originaria de Seattle, que no podía abortar porque es ilegal en Malta, según Weeldreyer.

Dijo que el personal del hospital Mater Dei de Msida les informó de que debía esperar hasta que el latido del feto se detuviera o hubiera "un riesgo inminente" para su vida antes de poder extraerlo.

El aborto es ilegal en todos los casos en Malta

Según la legislación maltesa, las personas a las que se descubra que han interrumpido el embarazo o han "provocado un aborto" pueden enfrentarse a penas de prisión de hasta tres años. Esto incluye tanto a las mujeres embarazadas como a los profesionales médicos.

El hospital Mater Dei no ha respondido a las peticiones de Euronews para comentar este caso, ni tampoco el Gobierno de Malta.

"Hemos perdido a nuestra hija"

"La forma en que los malteses hablan de esto es que se trata de un aborto, la verdad es que es un aborto incompleto", dijo Weeldreyer a Euronews. "No hay ninguna posibilidad de que este embarazo dé lugar a un bebé viable.

"Hemos perdido a nuestra hija", añadió. "Todavía no he tenido la oportunidad de hacer el duelo".

La pareja había venido a Malta para celebrar su babymoon. "Queríamos venir aquí y pasar dos semanas de vacaciones románticas, de conexión y de amor para celebrar que teníamos una familia", dijo Weeldreyer. "En lugar de eso, hemos tenido que enfrentarnos al peligro de Andrea". Malta es el primer país europeo que visitan.

Prudente se encuentra actualmente en un estado estable en el único hospital estatal de la isla del sur del Mediterráneo, donde está siendo vigilada por posibles complicaciones de salud.

Mental y emocionalmente es bastante brutal. Andrea está agotada, frustrada y enfadada.
Jay Weeldreyer
Pareja de Andrea Prudente.

Prudente acudió por primera vez a un hosiptal de Gozo a las 4 de la mañana del domingo, tras sufrir una fuerte hemorragia vaginal. Rompió aguas dos días después, en la semana 16 de su embarazo.

Tras muchas idas y venidas entre las salas de urgencias, una ecografía realizada el jueves confirmó que su bebé no podía sobrevivir fuera del útero.

Los médicos del Mater Dei le dijeron a Prudente que no podían extraer el feto, a pesar de la amenaza para su vida, debido a la penalización del aborto en Malta. Podrían perder sus licencias médicas si se realiza el procedimiento.

La doctora Isabel Stabile, ginecóloga que ayuda a la pareja, señaló que, además de un "estrés mental muy importante", Prudente se enfrenta a "dos grandes riesgos".

Uno es una infección, como la sepsis. El otro es una hemorragia, ya que la placenta puede separarse en cualquier momento y empezar a sangrar.

"Se le pide que vigile y espere", dice el Dr. Stabile. "Esto podría durar semanas".

Aunque el feto todavía tiene latidos, tiene cero posibilidades de sobrevivir y está en muerte cerebral, dice Weeldreyer. No queda líquido amniótico en el útero de Prudente, ya que sus membranas se han roto y su placenta está parcialmente separada.

"Se trata de una pérdida catastrófica", dice Weeldreyer. "El bebé va a morir", y agrega: "Es muy probable que el bebé sufra al quedar comprimido entre los tejidos de la madre".

En la legislación maltesa no hay salvedades que permitan el aborto, ni siquiera en los casos en que la vida de la madre esté en peligro.

Crédito: Jay Weeldreyer
La pareja durante tiempos más felicesCrédito: Jay Weeldreyer

Los políticos de los dos principales partidos políticos de Malta -el Partido Laborista y el Partido Nacionalista- se han pronunciado a favor de la penalización del aborto, alegando que ofrece protección legal a los bebés no nacidos.

Cada minuto que pasa es una amenaza para la vida de Andrea

Weeldreyer describió las opciones a las que se enfrenta ahora la pareja como "sombrías".

Desde el lunes, han intentado organizar una evacuación médica al Reino Unido, aunque los trámites con su aseguradora de viajes y los problemas de papeleo están llevando tiempo.

El viaje de 2 550 km al Reino Unido en ambulancia aérea también conlleva el riesgo de que Prudente desarrolle complicaciones potencialmente mortales durante el trayecto, según el Dr. Stabile.

La alternativa es que la pareja permanezca en Malta "hasta que se complete el aborto" o "se detenga el corazón del bebé", dijo Weeldreyer, lo que conlleva el riesgo de envenenamiento de la sangre.

"Podemos elegir entre una muerte lenta por infección permaneciendo en Malta o subir a un avión y la muerte rápida por desangramiento", añadió.

Las directrices obstétricas internacionales establecen que en los casos críticos en los que el feto aún no es viable, antes de las 24 semanas, debe ofrecerse el aborto a las embarazadas para evitar la infección y la muerte de la madre.

La Dra. Stabile, junto con la Dra. Lara Dimitrijevic, abogada maltesa y directora de Women for Choice, ha escrito al Ministerio de Sanidad y al Primer Ministro del país pidiéndoles que intervengan. Todavía no han recibido respuesta.

"Creo que esto es una barbaridad", dijo el Dr. Dimitrijevic. "Está muy por debajo de los estándares de un país de la Unión Europea. Podemos hacerlo mucho mejor que esto".

"Teníamos la esperanza de que reinara el sentido de la humanidad. [Que hubiera] compasión y comprensión, porque el trauma por el que están pasando Andrea y su pareja es absolutamente inaceptable. Es una situación tortuosa e inhumana".

Editor de vídeo • Blanca Castro