This content is not available in your region

Rusia presume de poderío naval en su Día de la Armada

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español  con EFE
euronews_icons_loading
Rusia celebra su Día de la Armada
Rusia celebra su Día de la Armada   -   Derechos de autor  Mikhail Klimentyev/Sputnik

Con la guerra en Ucrania en pleno curso y con pocas esperanzas de que esta vaya a finalizar a corto plazo, Rusia celebra por todo lo alto el Día de la Armada, una buena ocasión para mostrar su poderío naval.

Coincidiendo con las celebraciones, el Kremlin aseguraba haber recibido un ataque con dron a manos de Ucrania, en el cuartel general de la flota rusa en el Mar Negro, con seis heridos como resultado. El servicio de prensa de la Flota del Mar Negro dijo que el dron parecía ser de fabricación casera y describió el artefacto explosivo como de "baja potencia".

Desde Kiev, no obstante, niegan ser los autores de dicho ataque, calificando las acusaciones rusas de "provocación deliberada". Al respecto, el portavoz de la administración regional de Odesa, Sergii Brachuk, aclaraba que "la liberación de la Crimea ucraniana ocupada se producirá de otra manera, mucho más eficiente". 

Nada parece no obstante frenar la euforia rusa en uno de sus días más especiales, aprovechado por el presidente Vladímir Putin para aprobar en San Petersburgo una nueva doctrina naval que permitirá ampliar su potencial en el mar aunque, asegura el texto, sin estar dirigido a la confrontación.

Entre otras cosas, agilizará la movilización de los recursos a cargo de la Armada, lo que incluirá los barcos civiles y sus tripulaciones, además del empleo de la infraestructuras marítimas en tiempos de guerra.

"En condiciones de total guerra híbrida de Occidente contra nuestro país, las sanciones sin precedentes y la operación militar especial en Ucrania, la garantía de la seguridad es más actual que nunca", aseguraba sobre la nueva doctrina Yuri Borísov, vicepresidente del Gobierno.

40 buques, submarinos y lanchas, además de 42 aviones y 3500 soldados participan en el desfile naval de este domingo. No estará no obstante su buque insignia, el crucero portamisiles Moskva, hundido el pasado mes de abril por las fuerzas ucranianas.

Con la toma de los puertos de Mariúpol, en Donetsk, y Berdiansk, en Zaporiyia, y la creación de un corredor terrestre hasta la anexionada península de Crimea, la flota rusa convirtió el Azov en un mar interior, aunque algunos expertos animan al Kremlin a dejar a Ucrania también sin salida al mar Negro.

La prensa occidental informó de que el Ejército ruso sufre escasez de personal dispuesto a ir al frente, por lo que el Kremlin ha ordenado a las regiones la creación de batallones de voluntarios, que ahora se están sometiendo a instrucción militar.