This content is not available in your region

El papa recibe al patriarca de Lisboa en plena polémica por un caso de pederastia en la Iglesia lusa

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español  con EFE
euronews_icons_loading
El papa Francisco, en una imagen de archivo
El papa Francisco, en una imagen de archivo   -   Derechos de autor  Tiago Petinga/LUSA

El papa Francisco recibe en el Vaticano al cardenal-patriarca de Lisboa, Manuel Clemente, en pleno escándalo dentro de la iglesia portuguesa.

Por medio de una audiencia privada, Francisco y Clemente conversaron, de manera "transparente" según informaba el Patriarcado de Lisboa, sobre la supuesta ocultación de casos de pederastia en la institución católica en Portugal. Se trata e un caso que ha sacudido el país.

"Las investigaciones deben realizarse según las reglas de un Estado de Derecho, con total transparencia y claridad, y sin ningún tipo de presión o coacción sobre nadie", opinaba al respecto el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa.

La polémica gira concretamente en torno a una denuncia por presuntos abusos sexuales a un menor a finales de los 90 que, según denunciaba el diario Observador, fue ocultada deliveradamente por el Patriarcado a la Polícia. Además, el sacerdote denunciado en ese caso se mantuvo en activo con funciones en una capellanía hospitalaria.

En 2019, Clemente, que ya era patriarca de Lisboa, se volvió a reunir con esa víctima, que "no quiso divulgar el caso", alegó el cardenal en una carta abierta divulgada el pasado viernes, en la que defendió que se tomó "una decisión teniendo en cuenta las recomendaciones civiles y canónicas vigentes".

"No entendí, como no entiendo hoy, haber estado delante de una renovada denuncia de la hecha en 1999. Si así hubiera sido, la misma habría sido remitida a la Comisión Diocesana y habrían sido cumplidos todos los procedimientos recomendados hasta la fecha", explicó Clemente.

Una investigación periodística divulgada hoy por el diario Expresso añade que, además de Clemente, al menos dos conocidos obispos de Portugal ocultaron a la Policía y la fiscalía denuncias de abusos sexuales a menores en el seno de la institución católica.

El caso de Clemente recuerda irremediablemente al de Philippe Barbarin, que también se vio envuelto en un caso de encubrimiento muy similar. El cardenal de Lyon quedaba finalmente absuelto tras un proceso de apelación.