This content is not available in your region

Los soldados ucranianos relatan cómo es la vida en el campo de batalla

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
La tan anunciada contraofensiva internacional parece no llegar nunca.
La tan anunciada contraofensiva internacional parece no llegar nunca.   -   Derechos de autor  AFP

Las horas son interminables para los soldados ucranianos del frente de Mykolaiv, en el sur del país.

Una buena parte del día la pasan bajo tierra: allí comen, duermen y descansan con el sonido de la artillería rusa de fondo. Han pasado ya seis meses y el conflicto en Ucrania se ha convertido en una guerra de desgaste.

"Ahora estamos en posiciones los rusos estaban. Los hemos alejado, pero ahora están haciendo esfuerzos para abrirse paso", cuenta Yevhen, que ejerce como el médico de las tropas de Mykolaiv.

Fuera de las trincheras, donde antes había pueblos y ciudades llenos de vida, ahora sólo hay destrucción. La tan anunciada contraofensiva internacional parece no llegar nunca.

"Una contraofensiva global nunca será anunciada de antemano. Será simplemente una orden dada, una señal apropiada, y pasaremos al contraataque. En general, esta información se distribuye para influir en la moral", asevera Artem, subcomandante de un batallón.

Emocionalmente, la guerra es una montaña rusa para los soldados ucranianos. Con altibajos, pero con una diferencia fundamental. Están defendiendo la tierra que les vio nacer.

"La moral es más alta que en los primeros días de la guerra cuando no dejábamos de perder más y más territorio y todo el mundo esperaba que nuestras filas se rindieran en cualquier momento", asegura un soldado ucraniano que prefirió no dar su nombre. "Después era muy alta porque todos pensaban que los rusos iban a claudicar, pero ahora nuestra moral está como en el medio y bueno, estaremos aquí por un largo tiempo así que vamos a cavar, preparándonos para el invierno", dice con cierto optimismo. 

El Ejército ucraniano ha celebrado la destrucción de un depósito militar de Rusia en la península de Crimea. Dicen que los rusos se creían intocables.