This content is not available in your region

La llamada a las filas por parte del gobierno desata las protestas en Rusia

Access to the comments Comentarios
Por Santiago Martin Martinez  con AP
euronews_icons_loading
Según la organización independiente OVD-Info, por el momento ya hay más de 1300 detenidos en todo el país.
Según la organización independiente OVD-Info, por el momento ya hay más de 1300 detenidos en todo el país.   -   Derechos de autor  AP Photo

La llamada a las filas por parte del gobierno desata las protestas en Rusia. Este miércoles, el presidente del país, Vladímir Putin, anunció una "movilización parcial", que consiste en que alrededor de 300.000 miembros de las reservas militares tendrán que acudir al campo de batalla.

Esta medida ha generado tensión internacional con los países que apoyan a Ucrania, una apresurada compra de vuelos para huir de Rusia y que miles de personas salgan sin miedo a las calles para manifestar su desacuerdo con la guerra:

Una mujer que se encontraba en las protestas explicaba: "Estoy aquí porque estoy en contra de lo que hacen llamar 'operación militar especial'. Deberíamos haber tenido miedo antes porque lo peor ya ha pasado".

"No tenemos miedo. Lo que sentimos es odio contra este régimen que quiere acabar con la vida de nuestros hijos. Mi hijo tiene 18 años y no quiero que muera. Quiero que viva", decía otra manifestante.

Malestar en Rusia

Según la organización independiente OVD-Info, por el momento ya hay más de 1300 detenidos en todo el país, una cifra que está creciendo.

Estas protestas muestran el creciente malestar de una parte de la población, que ha salido a la calle a pesar de que la Fiscalía ha advertido de que castigará con hasta 15 años de cárcel la participación en este tipo de actos, considerados ilegales.

Respuesta a las recientes tensiones

Los líderes occidentales dijeron que la movilización era una respuesta a las recientes pérdidas de Rusia en el campo de batalla en Ucrania.

La orden de movilización parcial se produjo un día después de que las regiones controladas por Rusia en el este y el sur de Ucrania anunciaran sus planes de celebrar referendos para convertirse en partes integrantes de Rusia, una medida que podría permitir a Moscú intensificar la guerra. Los referendos comenzarán el viernes en las regiones de Lugansk, Jersón, Zaporiyia y Donetsk, parcialmente controladas por Rusia.