Suecia detectó dos explosiones submarinas antes de que se produjeran las fugas de Nord Stream 1 y 2

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE, AP y AFP
Fuga de gas en el Mar Báltico
Fuga de gas en el Mar Báltico   -   Derechos de autor  AP/AP

Dos explosiones submarinas se detectaron antes de que los gasoductos Nord Stream 1 y 2 empezaran a tener fugas, según el Instituto Sísmico Sueco. Este ha apuntado a su vez que muy probablemente se hayan debido a detonaciones. La OTAN está vigilando de cerca la situación en el Mar Báltico y examinando las circunstancias. Dinamarca ha declarado la emergencia debido a que las fugas se han producido cerca de la isla de Bornholm en su territorio. La primera ministra ha señalado que es difícil imaginar que las fugas sean accidentales.

"Hay tres fugas. Incluso con cierta distancia entre ellas. Y por eso es difícil imaginar que lo que está ocurriendo sea una coincidencia", destacaba la primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen.

Por su parte el portavoz del Kremlin, Dmitri peskov, señalaba que "es una noticia muy alarmante". "Efectivamente, se trata de una destrucción en la tubería de la zona económica danesa, aún no está claro de qué tipo. La presión ha bajado mucho. Se trata de una situación sin precedentes que requiere una investigación urgente. Estamos muy preocupados con esta noticia", añadía Peskov.

La operadora de los gasoductos ha señalado que es imposible prever cuándo se restaurarán los conductos. El primer ministro polaco calificó los hechos como acto de "sabotaje" durante la inauguración de otro gasoducto que conectaba con Noruega. Mientras que Ucrania ha ido más allá y apunta que se trata de un "ataque terrorista planeado por Moscú contra la Unión Europea".

Por su parte, Bruselas ha señalado que "es pronto para determinar las causas" y ha apuntado que no hay peligro para la seguridad del suministro, ya que no se recibe actualmente nada de gas por esas conexiones. Pero preocupa el impacto medioambiental y en la navegación que puedan tener las fugas. 

Dinamarca ha establecido una zona prohibida para que los barcos no se acerquen. Los barcos pueden perder flotabilidad, y también puede haber riesgo de ignición sobre el agua y en el aire, según las autoridades danesas.