EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Sin gas, electricidad ni medicamentos: la dura realidad de las ciudades ucranianas asediadas

Una mujer calienta a su perro en Kivsharivka, Ucrania, el 16 de octubre de 2022.
Una mujer calienta a su perro en Kivsharivka, Ucrania, el 16 de octubre de 2022. Derechos de autor AP Photo/Francisco Seco
Derechos de autor AP Photo/Francisco Seco
Por Euronews en español con FranceTV vía EBU
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El pasado 17 de septiembre, las fuerzas rusas bombardearon la central térmica de la ciudad de Sloviansk, privando a 200.000 habitantes de electricidad y gas.

PUBLICIDAD

Los ucranianos de las ciudades asediadas se preparan para el invierno sin gas ni electricidad.

En Bajmut, Yura Sukorov lleva seis estufas de leña para los refugios subterráneos de la ciudad, asediada por las fuerzas rusas. Son diez mil almas sin gas ni electricidad a cero grados centígrados. Pronto la temperatura bajará a 20 bajo cero.

"Es crucial. El frío trae enfermedades, la gripe sobre todo, para las personas mayores que están más débiles. Aquí ya no hay medicamentos", explica Yura.

Sloviansk está a 50 kilómetros, más alejada del frente, pero tampoco tiene ni gas ni electricidad. Ludmilla Abramenko y su familia dependen de la leña distribuida por el municipio, pero no tienen estufa en el interior.

"Como ya no tenemos electricidad ni gas, salimos fuera, hace frío y hacemos un pequeño fuego", explica Ludmilla. "Dormimos completamente vestidos. No llevamos abrigos, sino que nos ponemos jerseys y calcetines y nos acurrucamos bajo las mantas. Ni en mis peores pesadillas me imaginaba esto".

El pasado 17 de septiembre, las fuerzas rusas bombardearon la central térmica de la ciudad, privando a 200.000 habitantes de electricidad y gas. El hospital está sin calefacción. Su directora, Valentyna Glushenko, hizo instalar dos grandes estufas de madera, que se pondrán en marcha a finales de esta semana.

"Gracias a esto, no tememos al invierno, pero esperamos que los rusos no ataquen este lugar", nos dice Valentyna. "Podemos construir todo lo que queramos, pero aún pueden golpearnos".

Para muchos habitantes de Sloviansk no hay otra opción que recoger madera rota entre los restos de los edificios destruidos. Una realidad impensable hace unos meses con la que hoy por hoy toca lidiar para salvar la vida.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El presidente Erdogan anuncia la construcción de instalaciones para suministrar gas ruso a Europa

El pueblo ucraniano, Premio Sájarov 2022 del Parlamento Europeo

Un ataque con misiles rusos sobre la ciudad ucraniana de Dnipró causa al menos cinco muertos