Se recrudece la guerra en el Vaticano tras la muerte de Benedicto XVI

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
La tumba de Benedicto XVI
La tumba de Benedicto XVI   -   Derechos de autor  Gregorio Borgia/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.

Se recrudece la batalla entre las corrientes conservadora y aperturista de la Iglesia tras la muerte de Benedicto XVI. Los esfuerzos entre los papas por matener la amistad y la paz entre ambas corrientes saltaron por los aires unas horas después de la muerte de Ratzinger. La muestra, es cómo se han multiplicado las declaraciones el secretario personal del papa emérito, el Padre Georg, contra el papa Francisco, asegurando que la llegada de Bergoglio fue una especie de caída en desgracia.

"Desde hace varios años, podemos decir desde hace ocho años hay una guerra civil dentro de la Iglesia católica, entre el frente conservador y las reformas del papa Francisco. Al frente conservador no le gustó nada que el Papa Francisco diera la comunión a los divorciados que se volvieron a casar, ni que dejara de demonizar la homosexualidad, ni siquiera que fuera tan progresista en materia de política social", destaca el vaticanista, Marco Politi.

La relación entre los dos papas se resquebrajó definitivamente hace dos años

"Hace dos años después del Sínodo de la Amazonía, los obispos de la Amazonía pidieron al Papa poder tener incluso un clero casado en situaciones de emergencia", apunta Politi.

El padre Georg ha llegado a decir que el papa Francisco le encargó, a pesar de que era prefecto y el encargado de la agenda de los pontífices, dedicarse solo a cuidar del papa emérito. Todo a las puertas de la publicación de la autobiografía del secretario destinada a aumentar la disidencia contra el papa en ejercicio. Para el vaticanista Marco Politi, Francisco siempre ha sido y será un Papa único con un frente opositor muy activo con seguidores menos activos y ruidosos.

"Sin embargo, a la hora de posicionarse, los conservadores son mucho más activos. Y ahora serán aún más agresivos, porque esperan que también el Papa Francisco dimita", añade Politi.

Se avecina tormenta después de que la paz entre el clero conservador y progresista haya terminado.