El Papa condena el uso de la pena de muerte contra manifestantes en Irán

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
El Papa dice que guerras como la de Ucrania son un "crimen contra Dios y la humanidad"
El Papa dice que guerras como la de Ucrania son un "crimen contra Dios y la humanidad"   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023

Por Philip Pullella

CIUDADDELVATICANO, 9 ene -El papa Francisco condenó el lunes por primera vez la ejecución de manifestantes en Irán en su tradicional discurso de Año Nuevo a diplomáticos, y dijo que la guerra en Ucrania es “un crimen contra Dios y la humanidad”.

El Sumo Pontífice hizo estas declaraciones en un discurso a los diplomáticos acreditados en el Vaticano, su visión general al comienzo del nuevo año, que se conoce informalmente como su discurso sobre el “estado del mundo”.

Su discurso de ocho páginas en italiano, leído a los representantes de la mayoría de los 183 países acreditados ante el Vaticano, abarcó todas las zonas del mundo en conflicto, incluidas las de África, Oriente Medio y Asia.

Reiteró su condena al aborto, apelando particularmente a quienes “tienen responsabilidades políticas, para que trabajen por tutelar los derechos de los más débiles”, y volvió a advertir de la amenaza de un conflicto nuclear.

Sin embargo, la principal novedad del discurso en la Sala de las Bendiciones del Vaticano fue la ruptura de su silencio sobre los disturbios que se viven en Irán desde la muerte de la joven kurda iraní Mahsa Amini, de 22 años, mientras estaba detenida por la denominada policía de la moralidad el pasado mes de septiembre.

“El derecho a la vida también está amenazado allí donde se sigue practicando la pena de muerte, como está ocurriendo estos días en Irán, después de las recientes manifestaciones que piden un mayor respeto por la dignidad de las mujeres”, afirmó.

Cuatro manifestantes han sido ejecutados en relación con la oleada de protestas populares en la República Islámica.

“La pena de muerte no puede ser utilizada para una presunta justicia de estado, puesto que esta no constituye un disuasivo, ni ofrece justicia a las víctimas, sino que alimenta solamente la sed de venganza”, dijo Francisco.

A continuación, reiteró su llamado a poner fin a la pena capital en todo el mundo, afirmando que es “es siempre inadmisible pues atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona”.

El Santo Padre comentó que muchos países solo respetan de palabra los derechos humanos y pidió que se respeten los derechos de las mujeres, afirmando que en mucho lugares siguen siendo consideradas ciudadanas de segunda clase, sometidas a violencia y abusos.

“Es inaceptable que una parte de la población pueda ser excluida de la educación, como está ocurriendo con las mujeres afganas”, afirmó.

Francisco habló de la “guerra en Ucrania, con su reguero de muerte y destrucción; con los ataques a las infraestructuras civiles que llevan a las personas a perder la vida no sólo a causa de las bombas y de la violencia, sino también del hambre y el frío”.

Inmediatamente después, citó una constitución vaticana: “Toda acción bélica que tienda indiscriminadamente a la destrucción de ciudades enteras o de extensas regiones junto con sus habitantes, es un crimen contra Dios y la humanidad que hay que condenar con firmeza y sin vacilaciones”.

Refiriéndose a la crisis de los misiles en Cuba en 1962, dijo: “Lamentablemente, la amenaza nuclear es evocada todavía hoy, arrojando al mundo en el miedo y la angustia”.

El Papa reiteró su llamamiento a la prohibición total de las armas nucleares, afirmando que incluso su posesión por razones de disuasión es “inmoral”.