España registra la temperatura más alta en lo que va del mes de abril: 38,8 grados

El sábado seguirán seguirán subiendo las temperaturas nocturnas, con noches tropicales en la mitad sur que incluso podrían llegar al centro peninsular.
El sábado seguirán seguirán subiendo las temperaturas nocturnas, con noches tropicales en la mitad sur que incluso podrían llegar al centro peninsular. Derechos de autor AP
Derechos de autor AP
Por Euronews con agencia EFE
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

En el aeropuerto de Córdoba se han registrado 38,8 grados; 37,8 en Sevilla. La ola de calor aún no ha alcanzado su pico máximo, que se espera para este viernes.

PUBLICIDAD

El anómalo y sofocante calor de estos días, más propios de julio, ha llegado a un pico histórico este jueves tras alcanzarse temperaturas por encima de los 30 grados en buena parte del país e incluso se registró un nuevo máximo en Córdoba, Andalucía, de 38,8 grados. 

Un portavoz de la agencia española de Meteorología (AEMET) hizo hincapié en que todavía no ha llegado el "punto culminante de este episodio", con un ascenso importante de las diurnas que dará lugar a nuevos récords.

El día en el que más apretará el calor será el viernes. El sábado seguirán seguirán subiendo las temperaturas nocturnas, con noches tropicales en la mitad sur que incluso podrían llegar al centro peninsular, pero con una "bajada clara" de los termómetros en las horas diurnas.

España, además, lleva en situación de sequía prolongada desde enero de 2022, lo que dificulta el riego de los campos de cultivo del país, que ha pedido ayuda a la Comisión Europea para paliar una situación que estos días se está viendo agravada por la ausencia de lluvias y unas elevadas temperaturas.

Los datos de Aemet ponen de manifiesto esa escasez de lluvias, con tan sólo 12 litros por metro cuadrado recogidos en España del 1 al 23 de abril, apenas una cuarta parte de lo normal.

Así, es bastante probable que el mes cierre batiendo récord de temperaturas y siendo el abril más seco de la serie histórica en España, según la misma fuente, cuyos expertos apuntan a que por "su intensidad y por su carácter temprano", este episodio de calor encaja en lo que se está observando que provoca el cambio climático.

Restricciones y pérdidas de cosecha

Los Planes Especiales de Sequía (PES) españoles distinguen entre sequía prolongada o meteorologíca, aquella derivada de la falta de lluvias y que ocasiona que los caudales se reduzcan de forma importante, y la escasez o sequía hidrológica, aquella relacionada con posibles problemas de atención de la demanda (abastecimiento, regadíos, etc).

Esta última, suele presentarse diferida en el tiempo respecto de la meteorológica, aunque puede evitarse o retrasarse gracias a la gestión del sistema o porque baje la demanda.

Esta semana, la ausencia de precipitaciones ha producido un descenso de 326 hectómetros cúbicos (hm³) en la reserva de agua de los pantanos españoles, que en este momento acumulan poco más de 28.000 hm³, al 50,1 % de su capacidad total.

Esta situación, afecta especialmente al campo, según la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore), que ha reclamado medidas para garantizar agua para unos regadíos que son necesarios para abastecer de alimentos a la población y que son los primeros en sufrir las restricciones.

Las limitaciones ya están ocasionando daños a cultivos permanentes y, con el actual aumento de temperaturas y la ausencia de lluvias, el daño será "muy sustancial" en los cereales de invierno, según la federación.

En una cuenca tan afectada como la del Guadalquivir, en el sur de España, los regantes apenas dispondrán de un 12 % de la dotación de agua de un año normal, y en muchas zonas no se podrán sembrar cultivos tradicionales de regadío, según la misma fuente

Según la asociación agraria Asaja, el 60 % del cereal de secano está perdido, la uva y el olivo pasan por "una situación complicada" y como no llueva, algunos árboles pueden correr peligro.

Ayudas Europeas

En este contexto, el Gobierno español, de la mano del ministro español de Agricultura, Luis Planas, ha pedido a la Comisión Europea (CE) que permita un anticipo de las ayudas de la Política Agrícola Común (PAC) en el porcentaje más alto posible ante la situación de sequía que afecta al campo español, una petición que desde el ejecutivo comunitario se han comprometido a estudiar de urgencia.

Los adelantos de ayudas de la PAC se efectúan para mediados de octubre y suelen rondar el 50 % y, dada la situación, España ha reclamado que ese porcentaje se eleve lo máximo posible.

Además, ha reclamado la activación de la reserva de crisis de la PAC y la posibilidad de que las autonomías utilicen las cantidades no ejecutadas del fondo Feader "para llevar a cabo acciones de apoyo" a los productores.

En respuesta a esta petición, el comisario europeo de Agricultura, Janusz Wojciechowski, ha asegurado que examinarán con urgencia el impacto de la sequía sobre los productores españoles para decidir si concede las ayudas solicitadas, aunque ha recordado que, por desgracia, la sequía afecta a muchos agricultores y países".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Puede la sequía eólica poner en peligro el crecimiento de la producción energética?

"Más de lo mismo": Estos pueblos europeos se preparan para otro año de sequía extrema

Koldo García y Salvador Illa comparecen ante las Cortes en las comisiones de las mascarillas