Boris Johnson calificó el COVID-19 como "forma natural de tratar a los ancianos", según una investigación británica

Boris Johnson gesticula tras recibir la primera dosis de la vacuna AstraZeneca Covid-19 en el Hospital St.Thomas de Londres, el viernes 19 de marzo de 2021.
Boris Johnson gesticula tras recibir la primera dosis de la vacuna AstraZeneca Covid-19 en el Hospital St.Thomas de Londres, el viernes 19 de marzo de 2021. Derechos de autor AP Photo/Frank Augstein, Pool
Por Andrew Naughtie, Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

La lucha del Gobierno británico por responder de forma coherente a la pandemia a lo largo de 2020 está siendo puesta al descubierto por antiguos funcionarios de Downing Street.

PUBLICIDAD

Una investigación pública sobre la gestión de la epidemia de COVID-19 por parte del Gobierno británico ha revelado que el ex primer ministro Boris Johnson mostró una actitud alarmantemente complaciente ante el elevado número de víctimas mortales causadas por el virus entre las personas mayores.

Según varios altos cargos y funcionarios que han testificado en la investigación en curso, Johnson se mostró escéptico ante la posibilidad de que la amenaza del virus para los ancianos mereciera las drásticas medidas de bloqueo adoptadas para detener su propagación, incluso cuando el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido se vio desbordado por el número de pacientes en estado crítico.

Otras pruebas presentadas incluyen testimonios de que Johnson preguntó a sus asesores si eran ciertas las afirmaciones infundadas de que la gente podía evitar contraer el COVID soplándose secadores de pelo en la nariz.

Según una serie de anotaciones en el diario presentadas por Patrick Vallance, en aquel momento asesor científico jefe del gobierno, el entonces primer ministro expresó repetidamente su irritación por dar prioridad al control de la propagación del virus.

En diciembre de 2020, justo antes de que el Reino Unido fuera puesto en cuarentena antes de lo que resultó ser una devastadora segunda oleada de infecciones, Vallance escribió: "Dice que su partido 'piensa que todo el asunto es patético y que el COVID es sólo la forma que tiene la Naturaleza de tratar con los ancianos - y no estoy del todo seguro de estar en desacuerdo con ellos. Mucha gente moderada piensa que es demasiado'. Quiere confiar en las encuestas".

El ex asesor de Downing Street Dominic Cummings, que fue uno de los principales ayudantes de Johnson durante las primeras fases de la pandemia antes de ser despedido tras una serie de escándalos, presentó una declaración de 115 páginas en la que detalla lo que recuerda de la toma de decisiones en el seno del Gobierno en los primeros meses de 2020.

En esa declaración, describe a Johnson propenso a "ir de un lado a otro" en función de "con quién habló la última vez". Y en mensajes de WhatsApp a menudo explícitos de marzo de 2020, Cummings y Cain se refieren al entonces primer ministro como un "trolley" y lo compararon con el alcalde de la película de 1974 "Tiburón" que insiste en mantener sus playas abiertas a pesar de la presencia de un gran tiburón blanco.

En otra parte de su declaración, Cummings recuerda que tuvo que ayudar a convencer a Johnson de que no fuera a ver a la reina Isabel II en persona por el riesgo de infectarla.

"Estaba desesperado y le dije algo así como 'si tienes COVID y matas a la reina, estás acabado'", recuerda Cummings, señalando que un informe de la discusión "apareció en la BBC en 2021 y fue falsamente negado" por Downing Street.

En su declaración del miércoles, la funcionaria Helen McNamara confirmó testimonios anteriores de que Johnson no tenía suficientes conocimientos científicos para comprender lo que le decían los asesores del Gobierno, por lo que necesitaba repetidas explicaciones para ayudarle a entender conceptos cruciales como las tasas de infección y los peores escenarios.

Johnson se infectó con COVID-19 en abril de 2020 y desarrolló síntomas tan graves que fue trasladado a cuidados intensivos. Al final se recuperó.

Aunque su cargo de primer ministro sobrevivió a la pandemia, su prestigio quedó irremediablemente dañado cuando se supo que el personal de Downing Street -incluido él- había celebrado fiestas y socializado en el edificio incluso cuando se había ordenado a los ciudadanos que se quedara en casa, evitando incluso los funerales y las visitas a seres queridos en el hospital.

A principios de este año se descubrió que había engañado al Parlamento al negar los hechos de lo que se conoció como "Partygate". Optó por renunciar a su escaño.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los casos de covid-19 aumentan: ¿debemos temer una nueva ola en invierno?

'Partygate': Johnson "engañó deliberadamente" al Parlamento británico, concluye la investigación

Rocían con purpurina al líder laborista británico, Starmer, durante el Congreso de su partido