EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Hungría | Crisis en la fábrica de neumáticos Continental

La sede central de la empresa está en Alemania.
La sede central de la empresa está en Alemania. Derechos de autor Axel Heimken/AP
Derechos de autor Axel Heimken/AP
Por Euronews
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La empresa contrató a 200 trabajadores temporales indonesios tras despedir a empleados que llevaban décadas en plantilla.

PUBLICIDAD

La fábrica húngara de Continental, el fabricante alemán de neumáticos y piezas de automóviles, en la pequeña ciudad de Makó, ha despedido a decenas de trabajadores, algunos de los cuales trabajaban allí desde hacía décadas

El caso ha provocado un escándalo porque la empresa impartió formación y contrató a 200 trabajadores temporales indonesios tras los despidos.

El director de la fábrica dijo que esta medida, así como el plan de despidos que siguió, era necesaria.

"Tenemos la tasa de desempleo más baja de la zona y no pudimos ampliar para satisfacer la demanda, por lo que tuvimos que recurrir a una solución de un tercer país para simplemente cubrir las necesidades derivadas del auge de la industria del automóvil. Subrayo: es temporal", le dijo a Euronews Levente Szurszabó, director de la planta en Makó.

Tiempos difíciles

La fábrica atraviesa tiempos difíciles porque suministra principalmente piezas para automóviles diésel y de gasolina y no ha recibido nuevas perspectivas de la sede principal. 

La dirección también culpa a uno de los sindicatos, que organizó una huelga hace dos años. Los representantes sindicales rechazan las acusaciones.

"Si ahora decimos que esta empresa está en problemas, que su futuro está en peligro, después de la huelga, cuando despidieron a 100 personas -en nuestra opinión como represalia- entonces no deberían haber contratado a 200 indonesios unos meses más tarde, "no deberían haber firmado un contrato de dos años con ellos", expresó a Euronews  Gábor Radics, presidente sindical.

El gobierno de Viktor Orbán, si bien se opone a la migración, facilitó el empleo de trabajadores extranjeros. 

La alcaldesa de Makó, del partido gobernante Fidesz, expresó u indignación, mientras que la oficina del primer ministro prometió una investigación y una eventual modificación de la legislación.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿21 euros por un perro caliente?: los irreales precios del mercado navideño en Hungría

Hungría | Viktor Orbán dice que Ucrania está "a años luz" de entrar en la Unión Europea

Hungría | Budapest celebra su 150 aniversario con un fin de semana de diversas festividades