This content is not available in your region

Cita de 'gran altura' con la música clásica en el Festival de Verbier

euronews_icons_loading
Cita de 'gran altura' con la música clásica en el Festival de Verbier
Derechos de autor  Frédéric Ponsard
Por Frédéric Ponsard  & Euronews

El Festival de Verbier, uno de los más prestigiosos de su género, se celebra desde hace casi 30 años en el magnífico marco de los Alpes suizos.

Se trata de un festival que reúne a los grandes nombres de la música clásica, así como a jóvenes estudiantes de música de todo el mundo, con la música como único lenguaje y bandera.

"Tenemos unos 300 jóvenes músicos de entre 15 y 30 años trabajando aquí, en Verbier. Todos vienen de diferentes países, también de Rusia y de Ucrania. Y no somos ajenos a lo que ocurre a nuestro alrededor. Así que, vivimos con la realidad, y tenemos que formar parte de ella", declara Martin Engström, fundador y director del festival.

Un "Concierto por la Paz" abrió el Festival de Verbier, con piezas de compositores rusos y ucranianos; estuvo dirigido por el director italiano Gianandrea Noseda, y contó con la pianista ucraniana Ana Fedorova.

"Este año, que me invitaran a actuar en la inauguración del festival, significó mucho para mí. La música es algo a lo que todos podemos aferrarnos, algo que nos da esperanza y fuerza para superar estos tiempos difíciles. Me encanta la música de Shostakóvich, la de Rodion Shchedrin, me encanta la música de Sergei Rachmaninov. Ellos mismos eran y son, ya que Rodion Shchedrin sigue vivo, personas que estaban a favor de la paz y en contra de la violencia; nunca habrían apoyado lo que está ocurriendo ahora debido a la postura de Rusia", afirma la pianista Ana Fedorova.

El Festival de Verbier abre nuevos horizontes y alcanza nuevas cotas, ofreciendo ‘conciertos en altura’ con la Orquesta Juvenil del festival y su sección de instrumentos de metal, que sonaron como nunca, a más de 2000 metros de altitud.

De regreso a Verbier, el público puede aprovechar las numerosas clases magistrales organizadas en varios chalés del pueblo, con los jóvenes músicos de la Academia del Festival.

La Academia trata de encontrar a los pianistas, violinistas, violonchelistas, violistas, tríos y cuartetos más prometedores de todo el mundo, para incluirlos en su programa de Solistas y Conjuntos.

Por último, las calles de Verbier también resonaron con un desfile y un concierto al aire libre del grupo Brass for Africa, de Uganda.

Se trata de una ONG cuyos músicos, procedentes de entornos desfavorecidos, son también profesores.

"Estamos muy contentos porque hemos comprobado que, a pesar de la diferencia de música, ya que mucha gente aquí toca música clásica, nosotros hemos venido con nuestro estilo africano, y les gusta mucho. Eso nos da, cada vez, más esperanzas. Si nuestros alumnos ven algunos de nuestros vídeos se sentirán motivados, porque provienen del mismo entorno que nosotros, los profesores que les enseñamos. Es un gran estímulo. Les aporta esperanza para el futuro, y eso es lo que queremos, porque sabemos que la música puede crear un futuro mejor", señala la música Nabakooza Sumayya.

En cualquier caso, el Festival de Verbier apuesta por el futuro y por la apertura de la música clásica a otros estilos. El evento finaliza el domingo 31 de julio de 2022.