EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

La Eurocámara exige menos recortes y más recursos propios para el presupuesto comunitario

La Eurocámara exige menos recortes y más recursos propios para el presupuesto comunitario
Derechos de autor MICHAEL PROBST/AP
Derechos de autor MICHAEL PROBST/AP
Por Isabel Marques da SilvaAna Lazaro
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Otra de las exigencias de los eurodiputados es que se vincule la entrega de las ayudas comunitarias al respeto del Estado de derecho.

PUBLICIDAD

El Parlamento Europeo quiere introducir cambios en el presupuesto pactado durante la difícil cumbre del pasado mes julio y cuya dotación final quedó establecida en 1,82 billones de euros.

Seis eurodiputados integran el equipo negociador que este martes se reúne para preparar su estrategia. Y ya tienen tres demandas en el tintero:

- evitar los recortes en ciertas partidas

- introducir nuevas fuentes de ingresos

- y vincular la financiación al Estado de derecho.

Empecemos por la última. El objetivo es desarrollar un mecanismo para congelar las ayudas europeas a los Estados miembros que violen los principios del Estado de derecho. Pero será difícil que los 27 se pongan de acuerdo.

“Esto es clave porque no se trata sólo de distribuir dinero, se trata de nuestros valores comunes”, explica Rasmus Andresen, eurodiputado alemán del grupo de Los Verdes. “Algunos líderes, como Viktor Orbán, dicen que no pueden aceptar un mecanismo fuerte porque temen sufrir recortes presupuestarios. Evidentemente es un tema complicado y acabará convirtiéndose en una de las cuestiones más controvertidas, por lo que se quedará para el final”.

Pero legalmente también suscita inquietud el hecho de que se pueda utilizar una herramienta tan punitiva para abordar problemas que no están directamente vinculados a la corrupción sino a cuestiones como una reforma judicial o la libertad de expresión.

"No se puede penalizar a un país por violar una regla con un instrumento completamente diferente. Y también las personas penalizadas serían diferentes”, afirma el analista político Jorge Núñez Ferrer, del CEPS. “Hay que ver cómo se maneja la idea de que los países sigan pagando a los beneficiarios, incluso si la UE no lo hace, para evitar que los ciudadanos sean penalizados”.

La Eurocámara también considera necesario que la Unión Europea cuente con recursos propios, lo que pasa por la creación de una serie de impuestos, por ejemplo sobre el plástico. Aunque algunos eurodiputados creen que hará falta más si se quieren evitar los recortes en ciertas partidas y al mismo tiempo evitar el sobre endeudamiento de los Estados.

“Pensamos que sólo el impuesto sobre el plástico no es suficiente y creo que los Gobiernos deberían hacer una declaración muy clara sobre qué nuevos recursos propios se van a crear y cuándo, para disponer de una situación estable y predecible de cara a devolver los créditos”, dice Jan Olbrycht, eurodiputado polaco del grupo Popular.

Plan de recuperación post-Covid

Además del presupuesto, los Estados miembros también van a tener que aprender a manejar el dinero del nuevo programa de recuperación post-covid denominado “Next Generation UE”. Y una de las cuestiones clave es saber qué institución tendrá el control de los programas que presentarán los Gobiernos para gastar el dinero.

"Está claro que los países han tenido problemas para utilizar la financiación europea en el pasado. Y ahora tiene además el enorme programa “Next Generation” y esto puede crear complicaciones. Podría haber algún tipo de acuerdo para que el Parlamento participe en el control de los programas".

Muchas cuestiones por resolver para una presupuesto que debería entrar en vigor el uno de enero.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El plan Marshall español: 1,5 billones con deuda perpetua ligada al presupuesto europeo

Los beneficiados del presupuesto europeo en el Estado de la Unión

VÍDEO: Insultos y bofetadas en el Parlamento de Italia durante la votación de una polémica ley