This content is not available in your region

Eurodiputados piden investigación por los muertos en el salto a la valla de Melilla.

Access to the comments Comentarios
Por Jorge Liboreiro
euronews_icons_loading
Salto a la valla en Melilla.
Salto a la valla en Melilla.   -   Derechos de autor  Javier Bernardo/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.

España y Marruecos están en el punto de mira después de que un salto del paso fronterizo en el enclave de Melilla se saldara con la muerte de al menos 37 inmigrantes, según las cifras facilitadas por las ONG que trabajan sobre el terreno.

La condena internacional crece contra los dos países, a medida que surgen nuevos detalles sobre la masacre y el trato de las fuerzas del orden.

Miembros del Parlamento Europeo, de la Unión Africana y de un comité especial de las Naciones Unidas han sido los últimos en exigir una pronta investigación que arroje luz sobre la tragedia.

Alrededor de 2.000 migrantes intentaron cruzar la frontera el 24 de junio, una afluencia repentina que provocó una estampida mortal y dejó cientos de heridos, entre ellos autoridades marroquíes y españolas.

Aún no está claro cuántos murieron al caer de la valla, atrapados en la estampida o como consecuencia de las acciones de los agentes de control fronterizo. Las ONG han dicho que el número de muertos fue de al menos 37, mientras que las autoridades marroquíes dijeron que el número fue de al menos 23.

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, aseguró inicialmente que la crisis estaba "bien resuelta", pero sus comentarios no tardaron en suscitar fuertes críticas en todo el espectro político, con partidos que los calificaron de "irresponsables", "infames" y "muy desafortunados". Desde entonces, Sánchez se ha retractado de esos comentarios y ha dicho que no había visto las imágenes completas.

En particular, el Presidente del Gobierno evitó criticar a Marruecos y culpó a los traficantes y "mafias" que atraen a los inmigrantes hacia la frontera.Los dos enclaves españoles de Melilla y Ceuta son las únicas fronteras terrestres que tiene la UE con el continente africano.

Los críticos también apuntan a la política exterior de Sánchez: en marzo, su gobierno, liderado por los socialistas, rompió con décadas de neutralidad al respaldar la propuesta marroquí sobre el Sáhara Occidental, un territorio en disputa que solía ser una colonia española.

Una de las razones que motivaron el sorprendente giro de 180 grados fue la necesidad de evitar el cruce masivo de fronteras, como el que tuvo lugar en Ceuta el año pasado, pero la última crisis demuestra que la cuestión está lejos de resolverse.

Un grupo de 51 eurodiputados, principalmente de los Verdes y la Izquierda, han pedido a la Comisión Europea que abra una investigación formal y determine las "responsabilidades necesarias".

"La Unión Europea no puede seguir siendo cómplice de episodios como estos, ni de más violencia, por lo que pedimos que se aplique una política migratoria basada en la acogida, los derechos humanos y las rutas legales y seguras, que es la mejor garantía de que no vuelvan a ocurrir", escribieron los legisladores.

La Comisión no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

El jefe de la Comisión de la Unión Africana, el chadiano Moussa Faki Mahamat, denunció el "trato violento y degradante de los migrantes africanos" y exigió una investigación inmediata. El Comité de la ONU sobre Trabajadores Migrantes (CMW) se declaró "horrorizado" por las muertes y formuló una petición similar.

Ante la creciente presión nacional e internacional, la fiscal general del Estado español, Dolores Delgado, ha ordenado la apertura de una investigación para esclarecer la cadena de acontecimientos que condujo a la masacre.

Vea el vídeo de arriba para saber más sobre el fatal salto a la valla de  Melilla.