Proyecto ESMIC: el plan transfronterizo báltico que lucha contra la contaminación marina

Por Aurora Velez  & Euronews
Proyecto ESMIC: el plan transfronterizo báltico que lucha contra la contaminación marina
Derechos de autor  euronews

Un grupo de científicos letones y lituanos ‘peina’ la playa fronteriza de Palanga. Estudian la acumulación de plástico y participan en un proyecto europeo llamado ESMIC*, que cartografía, analiza, y proporciona datos y metodología para mitigar este tipo de polución. Su primera conclusión es que las algas actúan como un imán para los plásticos. 

(*ESMIC: Estimación, seguimiento y reducción de los contaminantes plásticos en la zona costera de Letonia y Lituania, mediante actividades innovadoras y de sensibilización) 

"Hemos comprobado que hay una cantidad de plástico tres veces mayor en las zonas donde hay algas, que en las zonas de arena donde no las hay", declara Arūnas Balčiūnas, director del proyecto ESMIC. 

Para cartografiar los plásticos, los científicos utilizan varias técnicas; entre ellas, la toma de imágenes con drones. Estos datos se comparan con las imágenes de satélite. Así, determinan las zonas más afectadas, y el volumen de algas y plásticos; datos que interesan a los organismos encargados de la limpieza. Normalmente, son los ayuntamientos los que solicitan estos datos, y luego, recogen las algas y los plásticos. 

"Estamos utilizando tres escalas, tres aspectos de los métodos in situ: recogida de los desechos a mano, drones que detectan parches de algas y residuos más pequeños, que nos permiten ser más rápidos y operativos, y los satélites, que pueden localizarlos en todo el mar Báltico", afirma Diana Vaičiūtè, científica principal del proyecto transfronterizo y experta en teledetección.

Lituania y Letonia acumulan más algas y plásticos que otros países del mar Báltico, debido a su situación geográfica (ambos países están situados en el lado oriental de este mar) y al fuerte viento de la zona. 

Para este proyecto se presupuestaron 449 574 euros; de los cuales, el 85 % fue financiado por la política de cohesión de la Unión Europea (específicamente por los fondos FEDER de la Unión Europea). El 15 % restante, fue completado por los socios participantes en el proyecto: Universidad de Klaipeda, Instituto Letón de Ecología AcuáticaAgencia de la Universidad de Daugavpils; Parque Científico y Tecnológico de Klaipeda y la Fundación para la Educación Ambiental

En los laboratorios de la Universidad de Klaipeda, los científicos están completando un estudio, analizando muestras de plásticos y microplásticos presentes en las algas y el agua. Buscan especies de la bacteria ‘Vibrio’, un tipo de bacteria que puede ser peligrosa para el ser humano, especialmente en este litoral, conocido como la ‘Costa del Ámbar’. En sus análisis, está presente en el 67 % de los casos. 

"Debido al cambio climático, las infecciones por ‘Vibrio’ están aumentando en la región del mar Báltico. El plástico es una de las vías a través de las cuales puede ser transportado ese tipo de bacterias. La gente está buscando entre las algas para tratar de obtener ámbar. Y, de esta manera, las personas pueden estar expuestas a bacterias potencialmente patógenas", señala Marija Kataržytė, científica superior del proyecto transfronterizo y microbióloga. 

Cada vez que los científicos toman sus muestras, exponen a los transeúntes lo que encuentran en la playa. Este trabajo de divulgación va acompañado de las 736 muestras de basura encontradas, en esta ocasión, en 100 metros de playa. La cifra es 36 veces superior al límite considerado "suficientemente preventivo en Europa".