Los incendios de 2022 costaron 2 000 millones, asegura un comisario europeo

Access to the comments Comentarios
Por Alice Tidey
Un bombero trabaja para detener un incendio forestal en Gouveia, en la Serra da Estrela, en Portugal, el jueves 18 de agosto de 2022.
Un bombero trabaja para detener un incendio forestal en Gouveia, en la Serra da Estrela, en Portugal, el jueves 18 de agosto de 2022.   -   Derechos de autor  AP Photo/Joao Henriques

El comisario europeo de Gestión de Crisis, Janez Lenarčič ha instado esta semana a la Unión Europea a aumentar las inversiones en prevención de incendios forestales, ya que la temporada de incendios forestales es cada vez más larga y está más extendida geográficamente.

"Según el estudio del Banco Mundial realizado en colaboración con la Comisión Europea, un euro invertido en prevención de incendios forestales ahorra 10 euros en daños", declaró el martes a la prensa Lenarčič. Además, añadió que los daños causados por los incendios forestales en 2022 se estiman en "al menos 2.000 millones de euros".

El año pasado fue el segundo peor en cuanto a superficie quemada desde que se tienen registros en 2006, con al menos 800.000 hectáreas calcinadas en todo el bloque. Los incendios se vieron alimentados por olas de calor más prolongadas y repetidas y por una grave sequía que afectó a la mayor parte del continente, ambos fenómenos achacados al cambio climático.

En su intervención en el acto anual para analizar la experiencia del año anterior en el que los ministros de los 27 Estados miembros se reúnen para analizar la anterior temporada de incendios y cómo aumentar la capacidad de recuperación, Lenarčič afirmó que "incluso los Estados miembros mejor equipados y preparados pidieron ayuda" en 2022.

Los Estados miembros de la UE pueden pedir ayuda a través del Centro de Coordinación de la Respuesta a Emergencias (CCRE). Forma parte del Mecanismo de Protección Civil de la UE y puede ser activado por las autoridades nacionales cuando sus propios recursos de emergencia se ven desbordados por una catástrofe.

En 2022, el CCRE tenía una capacidad de reserva, conocida como rescEU, de 12 aviones de extinción de incendios y un helicóptero. En realidad, son los Estados miembros los que los prestan, pero la Comisión sufraga sus costes operativos cuando se envían a través del CCRE.

Una de las nuevas medidas que se tomó el año pasado en Grecia fue destinar preventivamente a cientos de bomberos a lugares considerados de riesgo este pasado verano. Se trata de una de las propuestas que salieron de las jornadas de "lecciones aprendidas" tras los incendios apocalípticos que sufrió el país en 2021.

"El verano pasado esta reserva europea se agotó, en algún momento y más de una vez, ya no teníamos capacidad a nivel europeo para ayudar a los países que se vieron afectados", dijo Lenarčič el martes. Añadió que esto se debe en parte a que los incendios forestales empiezan ahora antes y terminan más tarde. Además, ahora los sufren cada vez más países, incluso a aquellos que, a diferencia de los países mediterráneos, no se veían tradicionalmente afectados.

La Comisión Europea ya ha anunciado nuevas medidas, entre ellas duplicar la capacidad de rescEU a partir de 2023. También ha presentado un Plan de Acción para la Prevención de Incendios Forestales que pretende aumentar la financiación en las acciones de prevención de incendios forestales.