EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Camiones cisterna y aguas residuales reutilizadas: Cómo combaten la sequía los países de la UE

Tierra agrietada es visible en el embalse de Sau al norte de Barcelona, España, 18 de abril de 2023\.
Tierra agrietada es visible en el embalse de Sau al norte de Barcelona, España, 18 de abril de 2023\. Derechos de autor AP Photo/Emilio Morenatti
Derechos de autor AP Photo/Emilio Morenatti
Por Graham Keeley
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

España, Italia y Francia se están viendo afectadas por la sequía y están utilizando diversos métodos para aliviar el estrés hídrico de residentes y agricultores.

PUBLICIDAD

Los españoles tienen un dicho que dice que, durante las sequías, los árboles persiguen a los perros.

Sin embargo, en L'Espluga de Francolí, es la gente la que está desesperada por ver cualquier señal de agua.

Como decenas de pueblos de toda España, en este municipio de las montañas de Cataluña se han impuesto restricciones de agua desde agosto del año pasado.

España registró el comienzo de año más seco desde que se tienen registros en la década de 1960, y Cataluña y la región meridional de Andalucía fueron las más afectadas.

Como muchos otros países europeos que luchan contra la falta de agua, España ha invertido para hacer frente a este problema, con un programa de 12.000 millones de euros destinado a reutilizar más agua, construir plantas desalinizadoras y mejorar las infraestructuras hídricas.

"Necesitamos respuestas estructurales e inversiones constantes", declaró la ministra española de Medio Ambiente en funciones, Teresa Ribera, tras anunciar el paquete de ayudas la semana pasada.

Varias olas de calor sufridas en España y otras partes de Europa este verano han elevado la evaporación del agua al tiempo que aumentaba el consumo.

Los embalses de toda España cayeron al 37% de sus niveles normales, según las últimas estadísticas del Gobierno.

Oraciones, botellas y camiones cisterna

En L'Espluga, el padre Antonio Rosario ha llegado a invocar al Señor para pedir que se abran los cielos en un oficio especial que data del siglo XVIII. Pero sus plegarias aún no han sido escuchadas.

Los grifos de la ciudad se cierran entre las 10 de la noche y las 7 de la mañana, lo que hace imposible limpiar, lavar los platos o ducharse. Como muchos españoles comen tarde, esto afecta a su modo de vida.

Durante el día, los pueblos recogen agua en botellas o cubos para tener suficiente para las necesidades diarias.

Hasta diez camiones cisterna diarios, cada uno de los cuales transporta entre 12.000 y 29.000 litros, llevan alivio a un pueblo en el que los acuíferos se están secando.

"Llevamos con restricciones desde agosto del año pasado. El problema es que los acuíferos subterráneos se están secando ahora, así que la gente que se abastece de pozos propios pronto se verá afectada", dijo a Euronews Pep Morató, portavoz del Ayuntamiento de L'Espluga de Francoli.

Las autoridades catalanas declararon el "estado de excepción" por la escasez de agua. Las ciudades y pueblos sometidos a restricciones tuvieron que reducir su consumo por persona a 230 litros diarios desde los 250 litros diarios que era el nivel introducido en lo que las autoridades denominaron situación de "prealerta".

El agua para uso humano aún no se ha limitado, pero las restricciones significan que se prohibirá en gran medida el riego con fines agrícolas y el uso con fines industriales y recreativos deberá reducirse en un 25%.

PUBLICIDAD

En la actualidad, las reservas han caído al 22%, apenas un poco más que en 2008 (20,5%), cuando se enviaron barcos con agua a Barcelona para paliar la crisis.

Constanza Saavedra, del departamento de Acción por el Clima de la Generalitat de Cataluña, señaló que Barcelona no tendrá que enviar agua en barcos como ocurrió durante la sequía de 2008.

"En comparación con la sequía de 2008, generamos más agua desalinizada, que es más o menos lo mismo que un embalse lleno", declaró a Euronews.

Aguas residuales y soluciones digitales

En Francia, el Gobierno planea aumentar el uso de aguas residuales para reducir el consumo público de agua.

PUBLICIDAD

El ministro francés de Medio Ambiente, Christophe Béchu, advirtió de que la crisis del agua "aún no ha pasado".

En una entrevista con el diario Libération publicada la semana pasada, Béchu afirmó que, a pesar del aumento de las precipitaciones en algunas zonas del país durante el verano, casi dos tercios de las capas freáticas del país seguían por debajo de las medias estacionales.

Indicó que el 62% de las fuentes de agua subterránea estaban por debajo de las medias estacionales y el 18% eran "muy bajas". Según el Gobierno, 1.022 municipios franceses fueron designados "zonas de catástrofe natural" por la sequía.

La mayoría de los municipios se abastecen con camiones cisterna o agua embotellada porque el agua del grifo no es potable o se ha secado.

PUBLICIDAD

Las zonas más afectadas se encuentran en la cuenca mediterránea, el valle del Ródano y Bretaña.

En marzo, el presidente francés Emmanuel Macron presentó un plan de ahorro de agua de 180 millones de euros para reducir el consumo un 10% de aquí a 2030 y aumentar la reutilización de las aguas residuales del 1% al 10%. Parte del plan consiste en reparar las fugas que cada año malgastan el 20% del suministro.

En Italia, los agricultores recurren a técnicas antiguas y nuevas para salvar la producción de productos básicos como el aceite de oliva y el prosecco.

El año pasado, el país sufrió la peor sequía de los últimos 70 años, pero en 2023 se prevé otro verano sofocante, interrumpido únicamente por las dañinas tormentas de granizo en el norte.

PUBLICIDAD

Andrea Ronca, que cultiva cereales en la explotación ganadera de su familia en Mantua, al norte de Italia, utiliza imágenes por satélite para saber dónde está más seca su tierra.

"Puedo ajustar el riego en cualquier momento, incluso desde mi smartphone, evitando cualquier despilfarro", declaró Ronca a Reuters.

El porcentaje de tierras cultivadas con herramientas digitales aumentó hasta el 8% en 2022, desde el 6% del año anterior, mientras que el gasto en tecnología por parte de agricultores y gobiernos creció hasta los 2.100 millones de euros desde los apenas 100 millones de 2017, según el Observatorio de Agroalimentación Inteligente del Politécnico de Milán y la Universidad de Brescia.

Los viticultores utilizan sensores para vigilar el aire y el suelo a fin de medir la temperatura y la evaporación de las hojas. Esto ayuda a los viñedos a resistir la sequía.

PUBLICIDAD

Simone Rech, que produce unas 250.000 botellas de vino espumoso Prosecco en Treviso, cerca de Venecia, aseguró que el agua de lluvia y las aguas residuales del lavado de la bodega se recogen, purifican y reutilizan.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Científicos de Países Bajos intentan convertir las aguas residuales en agua potable

2023 será el año más caluroso jamás registrado: ¿A qué velocidad se están calentando los países europeos?

THE CUBE | La estela "química" de los aviones y otros bulos de los negacionistas climáticos