EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

La verdad tras el acuerdo presupuestario de 64.600 millones de euros de la UE

Los líderes de la UE concluyeron sus negociaciones presupuestarias en una cumbre extraordinaria celebrada en Bruselas.
Los líderes de la UE concluyeron sus negociaciones presupuestarias en una cumbre extraordinaria celebrada en Bruselas. Derechos de autor European Union, 2024.
Derechos de autor European Union, 2024.
Por Jorge Liboreiro
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

La Unión Europea podría añadir pronto 64.600 millones de euros adicionales a su presupuesto común. Pero viene con letra pequeña.

PUBLICIDAD

Durante meses, los Estados miembros negociaron la ampliación, y cada uno de ellos, consciente de la proximidad de las elecciones al Parlamento Europeo, presionó para hacer realidad sus deseos. Las negociaciones se iniciaron en junio, poco después de que la Comisión Europea presentara su propuesta, y culminaron en una cumbre extraordinaria el 1 de febrero, en la que Viktor Orbán, sometido a una enorme presión por parte de sus colegas, levantó el veto que había mantenido durante un mes.

"Tuvimos que tomar decisiones difíciles, pero el resultado fue muy bueno", declaró tras la reunión la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Una vez superado el atasco, surgió una nueva cifra: el presupuesto del bloque para 2021-2027, de 2.018.000 millones de euros a precios corrientes (incluidos 806.900 millones para el fondo de recuperación COVID-19), recibirá 64.600 millones adicionales hasta el resto del periodo.

El acuerdo político supone una considerable rebaja con respecto al suplemento de 98.800 millones de euros previsto inicialmente por la Comisión.  El Ejecutivo argumentó que las arcas públicas se habían agotado por las sacudidas económicas de la pandemia, la invasión rusa de Ucrania, la crisis energética, la inflación récord y las devastadoras catástrofes naturales, dejando al presupuesto privado de flexibilidad financiera para reaccionar ante imprevistos.

Pero desde el principio, el proyecto de 98.800 millones de euros se topó con la fuerte resistencia de los Estados miembros, que se habrían visto obligados a aportar más de 65.000 millones de euros en contribuciones totalmente nuevas.

El aumento de los tipos de interés, la atonía del crecimiento y la disminución de los ingresos hacían aún más intolerable la idea de extender un cheque semejante a Bruselas. Los diplomáticos regatearon duramente para reducir el dinero aportado al mínimo, jugando a mezclar y combinar para tapar los agujeros. ¿Qué hay de nuevo y qué hay de viejo en la ampliación del presupuesto? Desglosemos las cifras.

Instrumento para Ucrania: 50.000 millones de euros

El aumento de la ayuda a Ucrania es la razón de ser del presupuesto revisado. De hecho, fue la única dotación que los líderes dejaron intacta.

En virtud del acuerdo, la UE creará el Mecanismo Ucrania para proporcionar a la nación devastada por la guerra 50.000 millones de euros entre 2024 y 2027 para mantener a flote su economía y sostener servicios esenciales como la sanidad, la educación y la protección social.

El fondo combinará 17.000 millones de euros en subvenciones a fondo perdido y 33.000 millones en préstamos a bajo interés, lo que significa que los Estados miembros sólo subvencionarán los primeros. La Comisión tomará el dinero de los préstamos en los mercados y Ucrania lo reembolsará posteriormente.

Bruselas desembolsará el Mecanismo en pagos graduales para garantizar una financiación fiable y previsible. A cambio, se pedirá a Kiev que lleve a cabo reformas estructurales e inversiones para mejorar la administración pública, la buena gobernanza, el Estado de Derecho y la lucha contra la corrupción y el fraude, todo lo cual puede ayudar al país a avanzar en su candidatura de adhesión a la UE.

En una pequeña concesión a Viktor Orbán, el único dirigente que se opuso a la ayuda a Ucrania, los líderes celebrarán un debate cada año para evaluar la aplicación del Mecanismo, pero esta discusión de alto nivel no estará sujeta a votación (ni a posible veto). 

"En caso necesario", dice el acuerdo, los líderes podrían invitar a la Comisión a revisar el paquete dentro de dos años. Si los colegisladores llegan rápidamente a un acuerdo sobre el reglamento que sustenta el Mecanismo, Bruselas enviará a Kiev el primer tramo a principios de marzo.

Gestión de la inmigración: 9.600 millones de euros

Esta dotación sobrevivió casi indemne a las negociaciones y es fácil ver por qué: la gestión de la inmigración es una prioridad clave compartida por todos los países, en particular los del sur de Europa, que soportan la peor parte de las llegadas irregulares.

En un principio, la Comisión pidió 12.500 millones de euros para cubrir los gastos de control de fronteras, las relaciones con los Balcanes Occidentales y la acogida de millones de refugiados sirios en Turquía, Siria, Jordania y Líbano. 

El Ejecutivo dijo que el dinero extra era necesario para hacer realidad las ambiciones del Nuevo Pacto sobre Migración y Asilo, la reforma integral de la política migratoria del bloque que está a punto de concluir. Los líderes se mostraron mayoritariamente de acuerdo y concedieron 9.600 millones de euros: "La migración es un reto europeo que requiere una respuesta europea", afirmaron en el acuerdo.

Nuevas tecnologías: 1.500 millones de euros

La UE quiere ser protagonista en la carrera por las tecnologías puntas. Para ello necesita dinero, mucho dinero. La Comisión -cumpliendo una gran promesa de la Presidenta Ursula von der Leyen- diseñó la Plataforma de Tecnologías Estratégicas para Europa (STEP) para financiar proyectos de vanguardia y fomentar la alta tecnología fabricada en la UE. 

PUBLICIDAD

STEP se concibió para ayudar a todos los Estados miembros, desde los más ricos a los más pobres, a acceder en igualdad de condiciones a la tan necesaria liquidez. Von der Leyen pidió inicialmente 10.000 millones de euros para STEP con el fin de reforzar programas en curso como InvestEU y el Fondo de Innovación. Pero los líderes rechazaron la idea y sólo asignaron una exigua fracción: 1.500 millones de euros para apuntalar el Fondo Europeo de Defensa (FED).

Crisis imprevistas: 3.500 millones de euros

Desde los primeros días de 2020, el bloque se ha visto envuelto en crisis consecutivas. Desde una enfermedad letal transmitida por el aire hasta inundaciones e incendios que han causado estragos sin precedentes, Bruselas ha tenido dificultades para adaptar su ajustado presupuesto a una lista de gastos cada vez más abultada.

En su propuesta original, la Comisión pedía 2.500 millones de euros para reforzar la Reserva de Solidaridad y Ayuda de Emergencia, que se activa para hacer frente a grandes catástrofes naturales, y 3.000 millones para el Instrumento de Flexibilidad, que, como su nombre indica, puede utilizarse para responder a cualquier tipo de situación crítica.

A pesar del agravamiento de los efectos del cambio climático y del fuerte empuje diplomático de Grecia, país gravemente afectado por los incendios forestales, los líderes no llegaron hasta el final: su acuerdo destina 1.500 millones de euros a la ayuda de emergencia y 2.000 millones al Instrumento de Flexibilidad.

PUBLICIDAD

Pago de intereses: cero

Como consecuencia de las crisis mencionadas, la UE tuvo que apretar el acelerador en su endeudamiento conjunto, sobre todo para constituir el fondo de recuperación COVID-19.

Este plan de 800.000 millones de euros, que se extenderá hasta 2026, lleva aparejada una considerable factura de pago de intereses, que aumentó drásticamente a medida que la inflación alcanzaba los dos dígitos y el Banco Central Europeo tomaba represalias con subidas consecutivas de los tipos.

Ante la abultada factura, la Comisión rogó a los Estados miembros que añadieran 18.900 millones de euros a la revisión presupuestaria, una cantidad que inmediatamente levantó ampollas. (La cifra para cubrir los sobrecostes es variable y ahora se calcula en 15.000 millones de euros).

Al final, los líderes optaron por un "mecanismo en cascada" de tres pasos: en primer lugar, el dinero procederá de las provisiones existentes en el fondo de recuperación. Si esto no es suficiente, Bruselas sacará fondos de los programas de bajo rendimiento y del Instrumento de Flexibilidad. 

PUBLICIDAD

Si aún así no es suficiente, el tercer paso consistirá en crear un instrumento financiado por "descompromisos", es decir, dotaciones financieras no utilizadas o canceladas. Sólo cuando todo esto haya fracasado, la cascada golpeará a los líderes, ya que la Comisión podrá pedir a los Estados miembros que aporten contribuciones directas.

Reasignaciones: 10.600 millones de euros

Todas las cifras anteriores hacen un total de 64.600 millones de euros, pero hay una trampa: los países sólo soltarán 21.000 millones. ¿Cómo es posible?

Además de los 33.000 millones de euros en préstamos de Ucrania, que implican a la Comisión y a Kiev, los Estados miembros decidieron transferir 10.600 millones de euros de iniciativas en curso de la UE: 4.600 millones de Europa Global, 2.100 millones de Horizonte Europa, 1.300 millones de ayuda a trabajadores desplazados, 1.100 millones de fondos de agricultura y cohesión, 1.000 millones de EU4Health y 600 millones de una reserva especial para amortiguar los trastornos del Brexit.

En declaraciones bajo condición de anonimato, un alto funcionario de la Comisión dijo que los recortes de la noche a la mañana en Horizonte Europa, el programa de investigación insignia del bloque, y en EU4Health eran desafortunados y "difíciles de digerir". "En este momento, nos resulta imposible decir realmente lo que esto significará en la práctica", dijo el funcionario sobre los posibles efectos del impulso a la redistribución de 10.600 millones de euros.

PUBLICIDAD

En el caso de EU4Health, el hachazo representa alrededor del 27% del dinero que queda en la dotación, creada hace menos de cuatro años en respuesta a la pandemia. Es probable que los cambios exigidos tanto en Horizon como en EU4Health enfurezcan al Parlamento Europeo, que debe aprobar conjuntamente la revisión presupuestaria. "Esto no es fácil", añadió el alto funcionario. Pero "seguiremos religiosamente lo que decidan los legisladores".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La UE acuerda un paquete de 50.000 millones de euros para Ucrania

¿Cuánta ayuda occidental necesita Ucrania para mantener a flote su economía?

Análisis: Cinco ideas para reformar la gobernanza de la UE