This content is not available in your region

El regulador australiano fija un marco para frenar el riesgo del crédito inmobiliario

El regulador australiano fija un marco para frenar el riesgo del crédito inmobiliario
El regulador australiano fija un marco para frenar el riesgo del crédito inmobiliario   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Paulina Duran

SÍDNEY, 11 nov – El organismo de control de la estabilidad de Australia publicó el jueves un muy esperado marco normativo para frenar los préstamos de riesgo al sector inmobiliario por parte de los bancos, con el fin de salvaguardar el sistema financiero del país en un momento en que el mercado inmobiliario está al rojo vivo.

La Autoridad Australiana de Regulación Prudencial (APRA, por sus siglas en inglés) también propuso cambios normativos que formalizarían la exigencia de que los bancos controlen oportunamente los préstamos a inmobiliarias residenciales y comerciales de mayor riesgo.

Los cambios añadirían a las actuales normas sobre riesgo crediticio límites de préstamo y normas para todo el sector, con el fin de reforzar la aplicabilidad de las medidas, dijo la APRA.

“La APRA ha iniciado una consulta sobre una actualización de la norma APS 220 de gestión del riesgo crediticio, que exigiría a los bancos que se aseguraran de poder aplicar los límites de los préstamos hipotecarios y comerciales de mayor riesgo de manera oportuna y eficaz”, dijo el regulador en un comunicado.

El banco central de Australia advirtió el mes pasado que la “exuberancia” del mercado inmobiliario estaba fomentando una acumulación de deuda que podría desestabilizar el sistema financiero, e instó a los bancos a mantener la disciplina de préstamo ante dicho auge.

El jueves, la APRA dijo que, si fuera necesario, podrían introducirse los mismos límites para los prestamistas no bancarios, que actualmente no están sujetos al mismo nivel de escrutinio regulador.

Las normas propuestas se aplicarían a estos “si la APRA determina que los prestamistas (no bancarios) están contribuyendo materialmente a los riesgos de inestabilidad en el sistema financiero australiano”, dijo.

Paul Bloxham, economista jefe de HSBC para Australia y Nueva Zelanda, dijo que el marco forma parte de una tendencia a gestionar los ciclos financieros “no sólo mediante la política monetaria, sino también mediante ajustes prudenciales”.

En el documento, el regulador dijo que su conjunto de medidas macroprudenciales que también incluyen colchones de capital y restricciones a las distribuciones está en línea con sus homólogos internacionales, excepto en lo que respecta a medidas como los límites a los pagos de deuda a los ingresos.

En octubre, la APRA endureció las restricciones a los préstamos hipotecarios con un punto de referencia más elevado para evaluar la capacidad de reembolso de los compradores de viviendas, en una medida que reduce la capacidad máxima de endeudamiento de los prestatarios en aproximadamente un 5%.